El ministro griego de Energía, Panos Skurletis, detuvo hoy temporalmente la actividad en las minas de oro de la turística península de Calcédica, en el norte de Grecia, tras detectar violaciones de los estudios técnicos por parte de la empresa explotadora, Hellenic Gold.

Fuente: La Vanguardia
Tras reunirse con el primer ministro, Alexis Tsipras, Skurletis manifestó a los periodistas que el Gobierno ve positivas las inversiones privadas en proyectos empresariales del país, pero matizó que deben cumplir «los términos nacionales, con el fin de no perjudicar el interés público ni el medio ambiente».

Ya en abril, más de 4.000 trabajadores de las minas de oro de Skuríes, en Calcédica, se manifestaron en Atenas para reclamar los permisos para continuar con su actividad, después de que en febrero el Gobierno se los retirara temporalmente.

El motivo de la revocación de los permisos era entonces la necesidad del Ministerio de inspeccionar las instalaciones tras varias denuncias de asociaciones locales, que acusan desde hace tiempo a Hellas Gold, filial del grupo minero canadiense Eldorado Gold Corporation, de violación de las reglas de construcción.

La mina de oro de Skuríes ocupa 180 hectáreas dentro de un bosque de hayas, pinos y castaños, en una zona de alta actividad turística, y ha recibido numerosas quejas de organizaciones ecologistas y una parte de la población local que vive del turismo y de la agricultura.

Los primeros consideran que el impacto de la explotación sobre el medio ambiente es desmesurado y daña al turismo, y los segundos temen las consecuencias negativas de la actividad minera sobre las actividades agrícolas.

{youtube}sMnqrKnCd3E{/youtube}