El obispo católico Miguel Cabrejos mediará en el conflicto generado en Perú por las protestas contra un proyecto de la minera estadounidense Newmont en la norandina de Cajamarca, que esta semana dejó cinco muertos, tras un pedido del presidente Ollanta Humala.

Fuente: AFP

06/07/2012. Cabrejos confirmó haber aceptado el pedido de mediación del mandatario y afirmó que oficiará como «facilitador» para «calmar los ánimos» y propiciar «un diálogo racional, saludable y equilibrado» entre las partes.

«Estamos proponiendo a monseñor Miguel Cabrejos, para que pueda abrir un espacio de diálogo en Cajamarca a fin de poner paños fríos», dijo Humala al ‘Canal N’ de Lima.

El mandatario señaló que su gobierno «no cejará en buscar espacios de diálogo y que se expongan en una mesa de manera transparente y participativa los argumentos que todavía podrían subsistir».

Mientras tanto, la región Cajamarca pugnaba por recuperar la calma y el comercio por volver a la actividad luego de 30 días de huelgas parciales.

Pero la violencia en la región continúa latente a la espera de ver qué actitud adoptará la empresa Newmont, que debería comenzar con las obras de minería del proyecto Conga tras haber recibido luz verde del gobierno.

Se exige investigación

Organizaciones locales e internacionales han reclamado al gobierno que investigue y explique cómo se produjeron las muertes de cinco manifestantes, que cayeron por disparos de armas de fuego.

El Comité Internacional de la Cruz Roja dijo el viernes que entregará al gobierno un reporte con alegaciones y observaciones sobre la actitud de las fuerzas del orden durante las protestas, informó a la AFP una fuente del CICR.

«La situación es preocupante, con cinco muertos», declaró Javier Cepero, jefe adjunto del CICR para Perú, Bolivia y Ecuador, agregando que «ha habido un uso de armas progresivo».

Por su parte Humala lamentó la pérdida de vidas y criticó el accionar de las fuerzas policiales en la represión de manifestaciones en Cajamarca.

«Tenemos que ser críticos con el accionar de determinada policía que tal vez ha fallado en la parte de previsión y en algunos casos por la propia tensión e inexperiencia ha pisado el palito de dirigentes que buscaban victimizarse», dijo.

Sepelio de víctima

En la noche del jueves, bajo una fuerte custodia policial, una marcha fúnebre tuvo lugar en la ciudad de Cajamarca sin incidentes. La quinta víctima, César Medina Aguilar, de 17 años fue sepultada este viernes.

Gritando consignas contra el gobierno de Humala mientras pasaban al lado de un centenar de policías apostados en la plaza principal de la ciudad, la caravana mortuoria se dirigió a la iglesia San Francisco, donde se celebró una misa multitudinaria.

Cajamarca, la última capital del imperio inca, donde el emperador Atahualpa murió en 1533 ajusticiado por los españoles pese a entregarles toneladas de oro a cambio de su vida, está militarizada por el estado de excepción decretado el martes para acallar las violentas protestas.

Cinco muertos, 45 heridos y 25 detenidos, es el balance establecido por las autoridades regionales de las protestas registradas desde el martes.

Origen del conflicto

El mayor punto de conflicto es la desaparición de cuatro lagunas que, según el proyecto, deberían ser secadas para facilitar la tarea de extraer oro y cobre del subsuelo, y construir a cambio otras tantas lagunas artificiales que garanticen el abastecimiento de agua.

La empresa Yanacocha iniciará la construcción del primer reservorio en las zonas altas de la región como paso previo a la ejecución del proyecto.