El gravamen minero, quizás el principal anuncio del Gabinete Lerner en su presentación ante el Congreso, genera una serie de dudas. Expertos señalan que, de acuerdo a los proyectos de Ley presentados para su aplicación, no serían 3 mil millones de soles adicionales (u$s1.086 millones) sino un monto menor, en tanto que el ingreso de las regiones se reduciría.

 

Fuente: Alerta Perú

21/09/2011. Desde el anuncio realizado por el primer ministro hace un mes, una serie de dudas y preguntas empezaron a circular sobre el nuevo aporte de la minería. ¿Se trataba de un impuesto o de un gravamen? ¿Era el famoso impuesto a las sobreganancias u otro tipo de figura voluntaria? ¿Cuál sería el monto real?

El día de ayer, lunes 19 de septiembre, las comisiones de Economía y de Energía y Minas del Congreso aprobaron los tres proyectos presentados por el Ejecutivo para la aplicación de este nuevo aporte. El primero de estos proyectos crea el impuesto especial a la minería, aplicable a las empresas sin contratos de estabilidad jurídica. El segundo establece el llamado «gravamen» especial aplicable a las empresas con contratos de estabilidad jurídica. El tercero, en tanto, cambia la base de cálculo de la regalía.

Alerta Perú consultó con Gustavo Avila, responsable del informe «Evaluación de los proyectos de ley sobre el nuevo gravamen minero» elaborado por el Programa de Vigilancia del Grupo Propuesta Ciudadana, quien explicó los alcances de este nuevo marco, así como sus puntos positivos, sus puntos negativos y las dudas que aún quedan por aclarar.

«De hecho esto muestra la voluntad del presente Gobierno de tener mayor renta del sector extractivo», señala Avila. «A diferencia del acuerdo anterior, en el 2006, que fue un aporte voluntario de 500 millones que no ingresó al Estado (ahora) el monto anunciado es de 3 mil millones de soles anuales adicionales», valoró.

«Sin embargo, tal como están configurados los tres instrumentos, estos son considerados como gasto a la hora de determinar el Impuesto a la Renta, lo que es la base para la transferencia del canon». Esto afectaría el monto percibido por las regiones, estimó Avila. «El acuerdo permite al Gobierno central obtener una suma importante, cercana a los 3 mil millones, pero hay un impacto en el Impuesto a la Renta que se va a traducir en el canon y en lo que reciban los gobiernos subnacionales», consideró.

¿Cuánto es el dinero nuevo? De acuerdo al análisis realizado por Propuesta Ciudadana, «por regalía la recaudación será algo menor, pues se estimaba para este año en 680 millones y con el nuevo esquema será de 640 millones. Pero esta disminución se compensa con el impuesto especial, que bordea los 280 millones, y con el gravamen de 2700 millones, lo que suma casi 3 mil millones».

Sin embargo, el aporte se deduce de las utilidades operativas, es decir, del monto base usado para estimar el 30% de impuesto a la renta. Por ello, el Estado perdería unos 1400 millones de soles por este concepto. «El Impuesto a la Renta este año se estimaba en 9900 millones, (pero) con el nuevo esquema sería de 8500 millones, ahí hay una reducción», explicó Avila.

«En global estamos hablando de poco más de 1500 millones» verdaderamente nuevos, «lo que es una cifra interesante pero dista bastante del anuncio inicial de 3 mil millones adicionales», indicó el analista.

Sólo 1500 millones serían el saldo neto del nuevo esquema tributario de la minería. (Fuente: Propuesta Ciudadana)

Cabe indicar que Carlos Monge, investigador especializado en temas de industrias extractivas, cuestionó hace poco el acuerdo alcanzado con las mineras y señaló -entre otros puntos- que como este esquema nuevo reemplaza al óbolo de 500 millones de soles establecido durante el Gobierno de Alan García, también debería restarse ese monto pues no se trata de dinero «nuevo». «Sí, es una manera de verlo», reconoció Avila sobre el punto. «Si descuentas el diferencial de la negociación anterior, tu negociación líquida te ha permitido obtener esos 500 y mil millones más», estimó.

Una conclusión preocupante del informe es que el gasto público podría re-centralizarse. «Las cifras te dan ese resultado», indica Avila, «pues tienes un impacto en el Impuesto a la Renta y por ende en canon. Hay una figura de traslado de recursos: una parte que iba a las regiones ahora va a ir al Gobierno central, el dinero se mueve de las regiones hacia el centro». Al respecto, el investigador señaló que «no conocemos todavía cómo va a disponer el Gobierno central de ese dinero. ¿Lo va a hacer a través de los sectores (del Ejecutivo)? ¿va a generar algún mecanismo para transferirlos (a las regiones), tipo canon? Aún no se ha anunciado cómo se van a usar esos recursos».