Protección Civil permitió la reanudación del viaje sólo hasta que la empresa minera garantizó la seguridad en el transporte.

Fuente: El Heraldo de Chihuahua

La Unidad Estatal de Protección Civil detuvo ayer a tres tráileres de la empresa Transportes Especializados Segutal cargados con al menos 50 toneladas de sales de cianuro justo al arribar al seccional de Creel, Bocoyna, dado el peligro ecológico que representaba que se estacionaran con el cargamento en el poblado fundamentalmente turístico, sin contar con guías, además de lanzar amenazas a los representantes de la corporación.

El acuerdo del que se derivó la detención fue realizado con las principales empresas mineras que operan en Chihuahua, luego de que en 2013 y 2014, en octubre, se sufrieron accidentes de tráileres cargados con la misma sustancia, lo que puso en riesgo el radio ecológico en los ríos Papigochi y San Pedro.

Sin embargo, los conductores de las unidades se negaban a detener su marcha y señalaron que ya tenían comprometidos los cargamentos para cierta hora y día, por lo que no podrían esperar.

Ante esta circunstancia, los agentes solicitaron respaldo de la Policía Estatal a fin de resguardar a las unidades.

Los propietarios del cargamento, así como los transportistas, señalaron que desconocían que tenían que traer «madrina», es decir, un vehículo pesado que pueda auxiliar al resto en caso de accidente.

Finalmente, luego de varias horas de conflicto, la minera destinó un vehículo con estas condiciones para que acompañara al resto.

Con esta acción inició formalmente la revisión de este tipo de vehículos por parte de la corporación con el propósito de evitar desastres ecológicos.