En los últimos tres años, la extracción de minerales metalíferos en Chocó ha crecido casi siete veces (674,5%), al pasar de producir $216.000 millones en 2008 a $1,6 billones en 2011. Pero este boom no ha contribuido a reducir la pobreza en el departamento. Por el contrario, el porcentaje de pobreza extrema, medida por ingresos, aumentó de 33,5% en 2010 a 34,3% en 2011. En este departamento de medio millón de habitantes, 6 de cada 10 personas viven en situación de pobreza moderada; es decir, una familia de cuatro miembros se mantiene con $800.000 al mes. La cifra dobla la del promedio nacional (34,1%).

Fuente: Vanguardia

Pero esta problemática no se estudia solo desde los ingresos. Según el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM), el 86,8% de la población chocoana es pobre. Las mayores carencias están en el área educativa (80,4%), en el aseguramiento a salud (59%), en el acceso a fuente de agua mejorada (80,6%) y en la eliminación de excretas (80,2%). La más grande privación está en la tasa de empleo formal: el 97,6% de la población está privado de él.

La extracción de minerales metalíferos es la actividad económica más importante. Del PIB total de $3.576 millones en 2011, $1.673 millones correspondieron a esta área; es decir, el 46,7%.

Según el informe del Pnud sobre los avances del departamento en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, «el peso otorgado a la minería, en una región donde una de cada dos personas reside en el área rural y en la cual la explotación artesanal es una de las principales fuentes de empleo, en especial entre la población afrodescendiente, se convierte en un factor condicionante y perpetuador de la pobreza».

El sector minero es la locomotora que ha impulsado el crecimiento del país. Sin embargo, su desarrollo ha sido producto de críticas porque éste no se traduce necesariamente en mayores ingresos o mejores empleos, lo que se refleja en los indicadores del IPM, que muestran que Chocó tiene su mayor privación en esta última área. Tampoco se puede decir que es la única trampa de la pobreza. El informe del Pnud explica que a la dependencia minera se suma una debilidad institucional, el conflicto interno, los cultivos ilícitos, entre otros. Con todo esto, Chocó se aleja de la meta de reducir la indigencia a 8,8% en 2015. No resulta entonces sorpresivo que cinco de los 10 municipios más pobres del país, según el IPM, sean de este departamento: Juradó, Atrato, Río Iró, Nóvita, Unión Panamericana.

El primero es El Charco (Nariño). Todos, parte del Cordón del Pacífico, han sido tradicionalmente olvidados. Para eliminar las trampas y sacar del olvido a esta zona y a otras como la llanura Caribe se necesitan de esfuerzos focalizados, que se ajusten a los diferentes escenarios.

Cordón del Pacífico tiene $1 billón para reducir las tasas

El subdirector sectorial del DNP, Mauricio Perfetti, afirmó que el Gobierno Santos «es el que más ha actuado para solucionar los problemas del Cordón del Pacífico». En 2012 se firmó junto con las gobernaciones de Antioquia, Córdoba y Chocó el primer Contrato Plan del Atrato Gran Darién. Es $1 billón para reducir las tasas de pobreza extrema, de los cuales $379.000 millones van para seguridad alimentaria, Familias en Acción, Red Unidos y programas de primera infancia.