El presidente de Bolivia, Evo Morales, ordenó la intervención militar de la mina Colquiri, administrada por Sinchi Wayra, filial de la suiza Glencore, tras un enfrentamiento entre mineros que dejó 18 heridos, informó hoy el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

Fuente: diario La Jornada

16/06/2012. «El presidente Morales ordenó el despliegue de 600 efectivos militares y 1.000 policías para evitar nuevos enfrentamientos en la mina Colquiri», dijo el ministro en conferencia de prensa.

El viceministro de Régimen Interior y Policía, Jorge Pérez, precisó que en el enfrentamiento nocturno del jueves hubo 18 heridos, tres de los cuales fueron trasladados hasta la ciudad de Oruro para una atención médica de urgencia.

La posesión y control de la mina Colquiri provocó el enfrentamiento entre mineros que causó destrozos en viviendas y la sede de las emisoras Vanguardia y Cumbre, propiedad del sindicato minero Colquiri y de la cooperativa 26 de febrero.

Los 400 trabajadores de la mina Colquiri, 250 kilómetros al sudeste de La Paz, participaron el jueves en una nueva acción en el yacimiento de estaño y zinc, tomado hace dos semanas por socios de la cooperativa minera 26 de febrero.

El gobierno de Evo Morales preparaba la expropiación de la mina Colquiri administrada por una filial de Glencore. La minera suiza tenía el control de un 45 por ciento de las acciones, mientras el resto está en poder de la estatal Corporación Minera de Bolivia (Comibol).

La empresa Sinchi Wayra estableció el pasado viernes la cesión de la veta Rosario (rico yacimiento de estaño) a la cooperativa 26 de febrero, decisión que fue rechazada por los mineros de Colquiri, que exigen al gobierno promulgar el decreto de nacionalización de esa mina que está en la jurisdicción del departamento de La Paz.

«Los compañeros están controlando la bocamina San Juanillo, Chojña e Incalacaya, resta recuperar la bocamina Triunfo. Nosotros nos defendemos del ataque de los mineros cooperativistas», declaró Severino Estallani, secretario general del sindicato de mineros de Colquiri.

El presidente de la Federación Nacional de Cooperativas (Fencomin), Alvino García, advirtió que «el diálogo será en las calles y en las carreteras porque el gobierno quiere afectar los intereses de nuestros compañeros de la cooperativa 26 de febrero en Colquiri».

Pero el gobierno convocó a los dirigentes de Fencomin y la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia a una ronda de diálogo en el poblado de Caracollo, que está a 45 kilómetros de la mina Colquiri.

Colquiri hasta 1999 era parte de la estatal Comibol. Luego pasó a la Compañía Minera del Sur (Comsur), empresa del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada. Pero en 2005 se transfirió a la suiza Glencore, que opera en Bolivia con la empresa Sinchi Wayra, que administra las minas Porco, Bolívar y Colquiri.

La toma de minas proliferó en los últimos meses en Bolivia. Los pobladores de Mallku Khota, en el norte del departamento de Potosí, están empeñados en la expulsión de la canadiense South American Silver que tiene una concesión legal para explotar plata, indio y oro en esa zona.