El gobernador electo de Chubut, Martín Buzzi, consideró durante la última semana que la explotación minera es una posibilidad de generación de empleo en la zona de la meseta.  Comparó: «si sacamos petróleo durante más de cien años en Comodoro Rivadavia, no veo por qué no podemos extraer otra cosa del suelo». «Estoy convencido que es una oportunidad, fundamentalmente, para toda la región central de la provincia del Chubut, porque hoy convivimos con un sector ganadero, que en los últimos 20 años se ha ido contrayendo para generar oportunidades para la gente que vive allí», argumentó.

En este marco se le consultó si se promoverá la realización de un plebiscito para considerar la opinión de las comunidades respecto a la explotación minera. En ese sentido indicó: «debe haber un acuerdo social que determine cómo hacerlo ya que se generará empleo directo y una prestación de servicios significativa para empresas locales y de la región en general. Hay que hacer un debate serio con todos los sectores interesados».

Luego se refirió a análisis «religiosos» en torno al debate minero, y aclaró que considera que quienes se oponen ferreamente son aquellas  personas que «tienen garantizada su forma de vida, pero que piensan nada más que en visiones que son ideológicas que se acercan muchísimo a lo teológico, más que a un debate racional».

Asimismo, se le consultó sobre la posición de la Sociedad Rural de Comodoro Rivadavia y organizaciones sociales como el Foro Ambiental y Social de la Patagonia y la Pastoral Social que plantean la necesidad de emplear racionalmente el agua existente en esa zona y evitar su contaminación.

«Todos los sectores tienen que tener garantizado el acceso al agua, de esto depende la discusión primeria para este proceso productivo u otro. Tiene que haber un balance hidrológico para llevarle tranquilidad a la gente de que esto hay que hacerlo», consideró.

«No hay mucha diferencia entre hacer un agujero en el suelo y sacar petróleo que extraer otro tipo de elemento. Esto ha generado enormes oportunidades a los que vivimos acá y hemos enriquecido al país», sostuvo Buzzi. Luego puso como ejemplo de ciudades mineras las de Antofagasta y Calama, en el desértico norte chileno, que «son ejemplos para mostrar».