Se alistan las piezas para la extracción de arena para el Fracking en Vaca Muerta. A la inauguración de la primera planta de procesamiento en Neuquén, se sumó la inauguración de la planta de refinamiento en la localidad de Canning, en la provincia de Buenos Aires. Todo indica que la arena chubutense saldría de Dolavon. El pasivo ambiental se quedará en el sur.

 

Fuente: Prensa Tercer Milenio
En abril pasado la empresa AESA puso en marcha una planta de refino de arena para su uso en los procesos de fractura hidráulica en la zona de Vaca Muerta. Así la petrolera YPF cierra la primera parte del proyecto destinado generar la arena «nacional y popular» con el objetivo de bajar los costos de producción.

En la planta de Canning se invirtieron 150 millones de dólares. La arena viajará desde Canning hasta Neuquén en donde será almacenada para luego usarse en los procesos de Fracking en Vaca Muerta. La planta de almacenamiento se inauguró en septiembre se 2014 y está a cargo de la compañía estadounidense Halliburton. Allí se invirtieron 45 millones de dólares.

Dependiendo de cada proyecto, en promedio, un pozo con tecnología no convencional demanda unas 1.500 toneladas

¿Y la arena de dónde sale?

«Hace seis meses que venimos trabajando junto a YPF en torno a este proyecto», indicó el gobernador Buzzi, quien también hizo saber que «la empresa evaluó otras cuatro áreas en el país y finalmente se inclinó por Chubut por la excelente calidad de los materiales de la zona», confiaba Buzzi a la prensa en abril de 2014.

En el caso de las canteras de donde saldrá la arena hay muy pocas precisiones. No se conoce el monto total de la obra, ni la inversión de la empresa, ni – además de los puestos de trabajo prometidos – si hay alguna compensación para la provincia.

Se sabe si que se necesitan 40 millones de toneladas de arena para Vaca Muerta.

Se sabe nada del impacto que la extracción de arena generará a esta escala en las localidades cercanas a la zona de extracción. Con la planta de procesamiento instalada en Canning y la planta de almacenamiento lista en Neuquén sólo resta esperar que la empresa Cimsa anuncie en breve la explotación del recurso.

«Compramos un yacimiento de arena, no con el nombre de YPF para que no salga cara, a fin de suplir las operación en Vaca Muerta», decía Galuccio al medio minero El Inversor On line en abril de 2014.

Arena hasta los pulmones

El auge de la arena ha generado preocupaciones sobre la seguridad de los trabajadores. En en ignoto condado de Trempealeau, Wisconsin, los poco más de 1500 vecinos que allí viven denuncian desde hace años el deteriorio en su salud producto de la arena para fracking.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos llaman a los gránulos finos liberados por la extracción de arena «sílice cristalizado respirable», o polvo de sílice, el cual, aseguran, está vinculado a la silicosis y el cáncer de pulmón.

«Hay una tendencia a decir que es sólo polvo y la gente siempre ha estado expuesta al polvo», dijo al WSJ David Kriebel, un epidemiólogo de la Universidad de Massachusetts. «El sílice cristalizado es una sustancia extremadamente peligrosa. Cada pequeño pedazo que llega a los pulmones causa cicatrices», agregó.

El documental The Price of Sand muestra, casi como un calco, la realidad de una población muy parecida a la del valle inferior del Río Chubut que aguarda la llegada del progreso, su proceso de asimiliación y lo que deja la extracción cuando se van los camiones.
– See more at: http://www.prensa3m.com/noticia.php?id=2015-04-16-tormenta-de-arena#sthash.xLXcnLwk.dpuf