Durante el día de ayer se celebró la I Ruta “Salvemos la Sierra” que se llevó a cabo desde los municipios de Narrillos del Rebollar a Cillán para reivindicar la paralización del Proyecto de una Mina a cielo abierto de Feldespato en la Sierra de Ávila.

Fuente: Tribuna Ávila
Más de trescientas personas de todas las edades se dieron cita en el municipio de Narrillos de Rebollar para, de manera conjunta, hacer un itinerario por uno de los municipios afectados directamente, aunque «todos lo serán indirectamente si se pusiera en marcha dicho proyecto tan agresivo para el desarrollo rural sostenible de la comarca, y vivir en primera persona lo que supondría dicha actividad industrial y, sobre todo, dónde se realizaría», ha asegurado desde la Plataforma.

Una vez dados la bienvenida a los participantes se leyó el Manifiesto de la Plataforma Ciudadana “No a la Mina en la Sierra de Ávila” dónde se explicaron las reivindicaciones de la organización, así como, explicaron los logros alcanzados gracias a la movilización social con más de cuatro mil alegaciones presentadas para que la Declaración de Impacto Ambiental sea Negativa, más de ciento veinte mil firmas en Change.org, la constitución de una Plataforma con diez áreas de trabajo muy activas, una de ellas la de “Movilización y Pedagogía” la que ha organizado esta actividad, felicitarnos por el impacto mediático generado a nivel local, nacional e internacional, haber conseguido que se realizara un Informe Técnico de la Diputación Provincial de Ávila pidiendo la nulidad del procedimiento iniciado por la Sección de Minas del Servicio Territorial de Ávila de la Junta de Castilla y León por sus irregularidades, así como, las alegaciones presentadas por organizaciones ganaderas relevantes en la provincia de Ávila. También se informó de las reuniones que se habían tenido con los Grupos Parlamentarios en las Cortes de Castilla y León y en el Senado. Por todo ello se congratulan por haber conseguido «tantos logros y tan exitosos».
La ruta transcurrió pacíficamente entorno a un día festivo y disfrutando de un itinerario que no se ha visto prácticamente modificado en muchos años en la que solo ha existido una actividad principal como es la de la ganadería y que en la actualidad se ha visto implementado por otra tan sostenible como la del Turismo Rural.

Una vez alcanzado su primer objetivo llegaron al municipio de Cillán donde fueron recibidos por sus vecinos para poder compartir conjuntamente y de forma solidaria la III Fiesta de la Matanza que simboliza una de las actividades ancestrales más significativas que nuestros antepasados hacían para poder alimentarse posteriormente en los duros y largos inviernos y que imprimieron un carácter basada en actividades comunitarias entre los vecinos de los municipios y, que en este caso, se quería emular con los trescientos participantes en la I Ruta “Salvemos la Sierra” y que esta actividad tanto simboliza.

También se compartió un potaje serrano hecho por varias personas de la Sierra de Ávila, porque lo que caracteriza a esta actividad es la unidad de los vecinos de los diferentes pueblos de la Sierra de Ávila como quedó constatado en la presentación cuando a los asistentes se les dio las gracias por cada uno de los municipios, siendo más de quince los que tuvieron la oportunidad de levantarse y devolver el agradecimiento en nombre de sus pueblos, así como, lo que asistieron de la ciudad de Ávila, Madrid y otras localidades de España.

«Esto demuestra la importancia que tiene la participación ciudadana de los hijos y los nietos de los pueblos de la Sierra de Ávila en contra de este atropello que quieren hacer en nuestro territorio. Porque en la Sierra de Ávila estamos pocos pero somos muchos. Desde la Plataforma Ciudadana “No a la Mina en la Sierra de Ávila” queremos dar las gracias a todas las personas que han participado en la I Ruta “Salvemos la Sierra de Ávila”, así como, a las compañeras y a los compañeros que han organizado con tanto ahínco y éxito dicha ruta, a la Asociación “Los Molinos” de Cillán y a su Ayuntamiento por su acogida e invitación a participar en su actividad ya que tuvieron que proporcionar comida para más de trescientas personas y por disfrutar de un día reivindicativo unidos por el mismo objetivo, no permitir que ningún proyecto especulativo se instale en nuestra tierra».