El TSJA declara ilegal la actividad de la explotación desde el año 2009. Anula la resolución que levantó la suspensión tras contaminar el acuífero con arsénico. Ecologistas en Acción anuncia querellas por prevaricación contra cargos. autonómicos.

Fuente: El Mundo
La Junta de Andalucía no sólo burló la ley con la mina de Aznalcóllar. También lo hizo con el otro gran yacimiento, éste sí activo, de Sevilla, mina Las Cruces, que explota una filial de la multinacional canadiense First Quantum.

Según el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), la entonces Consejería de Innovación, al frente de la cual estaba Francisco Vallejo, permitió irregularmente en 2009 a la compañía minera que reanudase la actividad después de que, forzada por una resolución judicial, la Junta paralizase la mina al detectarse que estaba contaminando con arsénico el acuífero Gerena-Posadas, declarado reservar estratégica para el consumo humano en caso de sequía. Por este episodio contaminante, de hecho, están imputados y a la espera de juicio varios directivos de Cobre las Cruces (CLC), la empresa que tiene la concesión de los derechos.

El Alto Tribunal considera ilegal y, por lo tanto, anula la resolución que esta consejería -hoy denominada Consejería de Empleo, Empresa y Comercio- dictó el 7 de abril de 2009 por la que se levantó la suspensión de las labores de profundización de la corta minera de Las Cruces y, más aún, «por extensión todas aquellas actuaciones de desarrollo y ejecución de la resolución antes dicha», añade la sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de Sevilla que ha hecho pública esta mañana Ecologistas en Acción.

Esto quiere decir, en pocas palabras, que el yacimiento minero localizado en los términos municipales de Gerena, Salteras y La Algaba fundamentalmente, ha estado operando al margen de la ley en los últimos seis años y que sigue haciéndolo en la actualidad. Por ello, los conservacionistas, que fueron los que llevaron ante los tribunales estas iregularidades, han reclamado al gobierno de Susana Díaz que tome nota de la sentencia y actúe paralizando el yacimiento hasta que se garantice el cumplimiento de la ley y el respeto al medio ambiente.

Querellas

La resolución del Alto Tribunal, recurrible ante el Tribunal Supremo, deja a la empresa minera en una difícil situación legal, pero también y sobre todo a los responsables de la Junta que dieron su visto bueno a la reapertura en contra de la ley. En este sentido, Ecologistas en Acción ha anunciado que interpondrá una querella por prevaricación contra Vallejo y el resto de cargos de la consejería y de la Agencia Andaluza del Agua que autorizaron que se reanudase la extracción de mineral en Las Cruces.

Este varapalo judicial se produce en pleno escándalo por las irregularidades en el concurso de adjudicación de la mina de Aznalcóllar, que se hizo «sin el más absoluto rigor» según la juez que lo investiga. Por estos hechos, la Unidad contra la Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional ha detenido a trece cargos y funcionarios de la Junta, incluyendo a la directora general de Minas, María José Asensio, a los que acusa de prevaricación. Asimismo, han sido arrestados los dueños de la empresa Minorbis, la adjudicataria, por tráfico de influencias.

Por su parte, Cobre Las Cruces ha ratificado que opera «conforme a todas las autorizaciones y permisos», por lo que estudiará si presenta recurso contar la sentencia del TSJA. La empresa ha explicado que el rendimiento de la planta permanente de tratamiento de aguas «está siendo muy positivo, favoreciendo la reinyección en el acuífero con unos niveles de calidad muy superiores a los que éste presenta de manera natural».