El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, acusó el lunes a algunas mineras de financiar esfuerzos para desestabilizar a su Gobierno, al referirse a un posible plan para imponer una prohibición a la minería debido al daño ambiental que han causado los productores. Duterte, que previamente afirmó que el país del sudeste asiático puede sobrevivir sin un sector minero, agregó en la conferencia de prensa que podría «valer la pena» que la ministra de Medio Ambiente, Regina López, implemente una prohibición sobre la minería.

Fuente: Reuters

«Sé que algunos de ustedes están dando financiamiento a la otra parte para desestabilizarme», comentó Duterte en una conferencia de prensa, en referencia a empresas en el sector minero que no nombró.

Duterte, que previamente afirmó que el país del sudeste asiático puede sobrevivir sin un sector minero, agregó en la conferencia de prensa que podría «valer la pena» que la ministra de Medio Ambiente, Regina López, implemente una prohibición sobre la minería.

Duterte dijo que contempla una prohibición minera total «y entonces conversaremos».

Actualmente no existe una prohibición a la minería en Filipinas, el mayor proveedor mundial de mineral de níquel.

López ordenó el mes pasado el cierre de 23 de las 41 minas del país y suspendió a otras cinco por violaciones ambientales.

Duterte dijo que quiere reunirse con mineras locales de manera que puedan explicarle qué llevó a la destrucción del ambiente en áreas donde operan.

(1 dólar = 50,2960 pesos filipinos)