YAKARTA, Indonesia, 16 de mayo (OEM-EFE).- Las autoridades indonesias elevaron hoy a cinco los muertos tras el hundimiento en una mina de cobre en la región de Papúa, al este del país, donde continúan desaparecidos al menos 26 trabajadores, informó hoy la prensa local.

Hasta el momento han sido rescatados con vida 14 de los mineros que quedaron atrapados después de que el pasado martes se hundiera el techo en una sala de la mina operada por la compañía estadounidense Freeport, informó la agencia estatal Antara.

El portavoz de la policía en Papúa, Gede Sumerta Jaya, dijo desconocer el estado de los mineros que siguen atrapados y «es posible que se les esté terminando el oxígeno».

Los equipos de rescate continúan la búsqueda de supervivientes que ha sido obstaculizada por el limitado espacio y el riesgo de nuevos hundimientos del túnel.

El accidente tuvo lugar en una de las salas de entrenamiento subterráneas mientras los trabajadores realizaban un curso de seguridad laboral.

Este túnel conducía al depósito de Big Gossan, parte del complejo de la mina Grasberg, considerada como la mayor explotación de oro del mundo y la segunda de cobre, en la que trabajan más de 20,000 personas.

Freeport ha detenido los trabajos en la mina en solidaridad con las víctimas después de que cientos de trabajadores protestasen ayer para exigir mejoras en las medidas de seguridad.