El gigante minero Anglo American Platinum (Amplats), afectado en 2012 por huelgas por mejoras salariales en Sudáfrica, anunció ayer que eliminará 14.000 empleos en el país. Cuando las condiciones no son las de máxima hiper ganancia a bajo costo, despiden trabajadores o directamente cierran.

Fuente: El Tribuno

Oficialmente, las huelgas del pasado año no están detrás del tijeretazo de efectivos, que es consecuencia del cierre de cuatro pozos y de la venta de una mina en el «cinturón de platino» de Rostenburgo (norte).

Amplats, de la que el 80% está en manos de Anglo American, culpa de este ambicioso plan de reestructuración a la caída de los precios mundiales del platino y al aumento de los costos de explotación en Sudáfrica, debido en parte a la mala calidad del mineral que se encuentra ahora.

El grupo había dejado entrever ayer lo que se avecinaba, al anunciar que en 2012 podría registrar una pérdida de entre 491 a 628 centavos de dólar por acción.

En 2011 la empresa había dado beneficios. En noviembre, la dirección también tuvo que pagar primas y prometer aumentos salariales importantes para poner fin a la huelga de cerca de dos meses.

Pero los mineros hicieron saber que no estaban satisfechos con las ofertas y amenazaron con reanudar las huelgas a principios de este año.

«Las huelgas no son la razón de la reestructuración de la empresa», dijo ayer el presidente de Amplats Chris Griffith: «Tenemos que tomar decisiones difíciles para restablecer la rentabilidad de nuestras minas».

Según él, la reestructuración, que costará 244 millones de euros, era de todas formas inevitable, dado que muchas minas habían dejado de ser rentables «hace algún tiempo» ya.

El plan prevé reducir la producción de Amplatas «en unas 400.000 onzas por año» para lograr una horquilla de entre 2,1 a 2,3 millones de onzas.