La Oficina de Fraudes Graves británica ha anunciado la apertura de una investigación a la multinacional minera Rio Tinto PLC (RIO) en Guinea por presuntas actividades corruptas, informa hoy la agencia Dow Jones.

Fuente: EFE

La multinacional ya anunció en noviembre pasado que había notificado a las autoridades de Reino Unido, Estados Unidos y Australia su preocupación por el pago de 10,5 millones de dólares (8,9 millones de euros) que realizó la compañía a un consultor con estrechos vínculos con el presidente guineano, Alpha Condé, al tiempo que trataba de conservar los derechos mineros en ese país en 2011.

La Oficina de Fraudes Graves no ha dado detalles sobre la investigación, precisa Dow Jones.

«Rio Tinto cooperará totalmente con la Oficina de Fraudes Graves y cualquier otra autoridad relevante, como ha hecho desde que informó de esto en noviembre de 2016», señaló un portavoz de la multinacional.

La investigación se produce en medio de un escándalo en torno a los yacimientos de hierro en Simandou, en Guinea, considerada una de las regiones mineras más codiciadas del mundo.

En noviembre, Rio Tinto dijo que había despedido a uno de sus directivos, Alan Davies, después de descubrirse un pago de 10,5 millones de dólares (8,9 millones de euros) relacionado con este yacimiento.

La compañía también rescindió el contrato a la directora de asuntos jurídicos y legales del grupo, Debra Valentine.

Los correos electrónicos internos a partir de 2011 de Rio Tinto, vistos por The Wall Street Journal, muestran que Davies buscó y recibió la autorización de la empresa para realizar el pago a François de Combret, exdirector general de Lazard Frères, cercano a Condé.

Entonces, la compañía negociaba conservar los derechos para llevar a cabo su actividad en algunas zonas de Simandou.

Davies no contestó de manera inmediata a la petición de dar información, mientras que Valentine y Combret no pudieron ser localizados.