En el día de ayer, miembros de la Misión de Observadores de la Marcha del Agua, Pedro Arrojo, David Barkin, Maribel Álvarez y J.Luis Martínez, se encontraron con la Marcha en Barranca. El alcalde de la localidad, Romel Ullilen, abrió el encuentro de la comisión de observadores internacionales, con una amplia representación dirigentes de las rondas campesinas* y de los frentes de defensa de Cajamarca, La Libertad, Áncash y Barranca.

Fuente: http://observacionenperu.blogspot.com/

08/02/2011. Entre los que tomaron la palabra para explicar las razones de la movilización a los representantes de la Misión Internacional, destacaron dirigentes de los Frentes de Defensa, como Idelso Hernández, Wilfredo Saavedrra, Eddy Benavides; y de las Rondas Campesinas, como Lenin Bazán y Vicente Burgos; además del Padre Marco Arana.

Saavedra explicó la historia de 20 años de agresiones y destrucción de su territorio a cargo de las mineras que les llevó en los últimos años a reorganizar y unificar los Frentes de Defensa, en los últimos 3 años. Un largo proceso alimentado, dijo Saavedra, por el dolor y la humillación, que arrancó con la primera asamblea de los Frentes de Defensa de 5 provincias, en Celendín; siguió la asamblea de San Marcos, con 7 provincias; luego en Bambamarca para, finalmente, en San Pablo, concretar la tabla de necesidades y reivindicaciones, que acabaría asumiendo el actual Presidente Regional. Desgraciadamente seguimos siendo ignorados y criminalizados por el Gobierno Nacional, añadió. «Burlados y humillados durante tanto tiempo», el 24 de noviembre se puso plazo límite y saltó la rebelión.

Idelso Hernández dirigente de la Central Única de Rondas Campesinas y Carlos Daniel Briceño, integrante de las Rondas Campesinas de Hualgayoc-Bambamarca, explicaron la historia de los 35 últimos años en los que se ha asentado el compromiso de las Rondas Campesinas de Cajamarca, como articulación social y administración de justicia en el medio rural, con un alto nivel de legitimidad en las comunidades y un reconocimiento por norma legal. Durante muchos años Yanacocha y los gobiernos anteriores compraron y corrompieron dirigentes, explicaron. «Pero hoy estamos unidos y hemos ofrecido nuestra experiencia y nuestra fuerza moral para preservar y mantener el principio de no violencia que preside esta Marcha», concluyó Idelso Hernández. «65 hectáreas de espejo de agua» pueden ser destruidas, explicó Briseño. Hoy se registran 1,262 pasivos ambientales que contaminan nuestros ríos y los gobiernos locales y regionales no pueden hacer nada porque el Estado les quitó competencias.

Igualmente, Milton Sánchez, del frente de defensa de Cajamarca precisó que alrededor de 800 manantiales y 100 captaciones de agua para consumo humano serían comprometidos si Conga fuera adelante. Durante 17 años, Yanacocha ha levantado 92 mil toneladas de roca por día. «La minera pretende confundir a la opinión pública diciendo que las lagunas distribuyen mal el agua y que construyendo reservorios la gestión será mejor… «, Conga es parte de una serie de inminentes proyectos en las cabeceras de cuenca: «El Galeno», por una empresa china; «La Pishiquiya» por capital ingles y «Conga», por Yanacocha», agregó.

Jorge Spelucín, maestro, e integrante de la Comisión Nacional del Agua, suscitó la denuncia del largo proceso de criminalización que los distintos dirigentes sufren, «no queremos que continúe la criminalización de la protesta que impuso el anterior gobierno, los pobres hemos soportado por 20 años la violencia política y social de Yanacocha», dijo.

Falta un día para que la Gran Marcha por el Agua llegue a Lima, el jueves 9 de febrero. Por otro lado, hoy arrancó el Foro «Agua. Mimería y Desarrollo en el Perú de Hoy».

* Las rondas campesinas son un tipo de organización comunal surgido de manera autónoma en las zonas rurales del Perú principalmente en los departamentos de Cajamarca y Piura. Surgieron como una respuesta a la carencia de protección estatal. Su actividad está regulada por la Ley Nº 27908y su reglamento les reconoce el derecho a participar de la vida política del país, capacidad conciliatoria, y apoyo a la administración de justicia en general.