Sabado, 04 de febrero de 2012. Más de 120 organizaciones sociales recorrieron 300 kilómetros para llegar a la provincia de Trujillo, en La Libertad. Más de 120 organizaciones sociales de las macroregiones norte, centro, sur y oriente, así como de Lima y Callao, llegaron a la Plaza de Armas de Trujillo, como parte de la Gran Marcha del Agua.

Luego de 300 kilómetros de recorrido, la caravana llegó a la provincia de San Pedro de Lloc, en el departamento de La Libertad. Horas después fueron recibidos de manera muy emotiva por aproximadamente cinco mil personas.
 
No sólo Cajamarca está siendo afectada por el impacto de la actividad minería. En San Pedro de Lloc la transnacional española BEFESA está construyendo un depósito de residuos tóxicos en el perímetro de la ciudad, a dos kilómetros del mar.
 
Allí serán llevados los sobrantes de las explotaciones mineras de Cajamarca, La Libertad y Áncash, según precisaron los representantes del frente de defensa del agua de la región.
 
Otro caso es el de la provincia de Santa Cruz, en Cajamarca. Allí se desarrolla el proyecto «La Zanja» de la minera Buenaventura. Hace trece años la población ha estado en pugna con la mina ya que dos de sus ríos, el San Lorenzo y el San Pedro, han sido contaminados por los residuos mineros.
 
«El ganado nace con malformaciones o no duran ni tres meses. Los dirigentes somos perseguidos por la minera», dijo Elpinaldo Quispe Mega, presidente de las rondas campesinas. Los daños de Buenaventura perjudican al río Chancay.
 
Otro caso es el de la provincia de Chugur, en Bambamarca. El dirigente Gilberto Cayotapa se plegó a la marcha, ya que su comunidad se vio afectada por la instalación del proyecto minero Santa Huatay que afecta directamente la cabecera de cuenca que alimenta a los afluentes del río Chancay.
 
Hace unos años, dijo Cayotapa, que otra minera contaminó el río Tambillo, que prácticamente quedó seco y perjudicó a la comunidad con el acceso y disponibilidad del agua. La marcha seguirá por Chimbote, Casma, Huarmey, Pativilca, Supe, Paramonga y Huacho.
 
(LaRepublica.pe