CALAMA.- Su plena satisfacción manifestó el alcalde de Calama, Esteban Velásquez Núñez, luego de conocida la noticia que la Dirección Ejecutiva del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) rechazó y devolvió el proyecto «Sistema de Impulsión de Agua Lequena – Ujina», impulsado por la minera Doña Inés de Collahuasi, que pretendía extraer 500 litros de agua por segundo del Río Loa, transportarla por 98 5 kilómetros y utilizarla en sus faenas, en la región de Tarapacá. En su resolución, el organismo señaló que el Estudio de Impacto Ambiental presentado por la compañía «carece de información relevante y esencial para la evaluación de los potenciales impactos asociados al recurso hídrico, la cual no es susceptible de ser subsanada mediante aclaraciones, rectificaciones o ampliaciones».

El documento, explicita que la falta de información al respecto, fue alertada por diversos organismos, la Dirección General de Aguas, el ministerio del Medio Ambiente, Sernatur, Conadi y la Municipalidad de Calama.

«Este es un logro de la ciudadanía, que sacó la voz ante aquel proyecto que ponía en riesgo la fuente de vida del desierto más árido del mundo, como lo es nuestro río», dijo al respecto el alcalde Velásquez.

«Fue importante el pronunciamiento de órganos como la municipalidad y Conadi, entre otros, que con contundencia se manifestaron en contra de esta iniciativa», agregó.

Cabe señalar, que a partir de la notificación del SEA, Collahuasi tiene cinco días hábiles para presentar un recurso de reposición, en caso de querer persistir en la iniciativa, que generó rechazo en toda la comunidad calameña y de la Región de Antofagasta.

«Estamos atentos a aquello, puede suceder en este juego legal e indudablemente si así sucediese nosotros vamos a ir con una contrarespuesta en los tribunales y en las instancias que correspondan y lo hemos dicho, estaremos desde la oficina y también fuera de ella», sostuvo el edil.

Emplazamiento a otras mineras

El alcalde calameño fue más allá y a propósito de este fallo del SEA, emplazó a todas las empresas mineras de la zona, públicas y privadas, a desalinizar agua de mar para sus faenas mineras.

«Es una lección lo que está ocurriendo hoy día, una señal y un llamado fuerte para que la industria minera de la región, pública y privada, comiencen a darse cuenta que a este río no se le puede sacar ni una gota más de agua, aun así tengan los derechos ellos en su poder. Tienen que traer agua desde el mar, esa es la tarea que tiene Codelco y todas las empresas mineras de la zona», apuntó.

La máxima autoridad comunal, por último, dijo que este es sólo un paso dentro del gran proceso que debe impulsarse para renacionalizar el cobre y el agua misma. Así también, pidió a los parlamentarios que, por lo pronto, modifiquen el código de aguas, «porque hasta ahora no ha habido hechos concretos ni iniciativas legislativas».