La previsión y las enfermedades provocadas por la contaminación minera, en particular en el caso de los niños afectados por el plomo en la sangre, deben ser asumidas por las mineras y el Estado, expresó la congresista Gloria Ramos.

Sostuvo que ahora que atraviesan por un boom internacional, las empresas deben destinar recursos de las sobreganancias mineras a los sectores perjudicados y tomar medidas que eviten la contaminación.

 

Fue con ocasión de la presentación del libro «Informe: Contaminación de Niños con Plomo en Sangre», texto elaborado en torno al trabajo desarrollado por el grupo especial de Plomo en Sangre, de la Comisión de Salud del Congreso.

La legisladora refirió que el trabajo sirvió de base para la presentación del proyecto que propuso modificar el artículo 105° de la Ley N° 26842, Ley General de Salud, referente a establecer niveles de responsabilidad social para las empresas que operan en zonas críticas identificadas por el Ministerio de Salud.

Se refirió al caso de la niña Thais Palma quien se encuentra en estado vegetal como producto de la contaminación del plomo en su sangre y no recibe ayuda de las empresas mineras ni del Estado.

Explicó que la contaminación por plomo no puede ser eliminado por el organismo y que el mineral se impregna en los huesos. «El Estado debe detener los riesgos y sacar a los niños de las zonas mineras», anotó.
(LaRepublica.pe)