El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) ordenó a la empresa paralizar vertimiento de aguas ácidas a la quebrada Santa Catalina. Advierten grave daño al medio ambiente. Los sembríos de 10 mil agricultores de las provincias de Otuzco y Santiago de Chuco se habrían visto perjudicados.

Fuente: La República
El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) del Ministerio del Ambiente ordenó a la Compañía Minera Quiruvilca S.A., ubicada en el distrito de Quiruvilca, en la provincia de Santiago de Chuco, paralizar una de sus actividades, debido a los indicios de contaminación detectados en el río Moche.

A través de la Resolución Directoral Nº 008-2014-OEFA/DS, firmada por Delia Morales Cuti, titular de la Dirección de Supervisión de la OEFA, se dispuso que la compañía paralice inmediatamente el vertimiento de las aguas ácidas provenientes del depósito de relaves Santa Catalina de la unidad minera a la quebrada Santa Catalina, que finalmente descarga al río Shorey que pertenece a la cuenca hídrica del río Moche.

También se le pidió a la minera realizar los respectivos estudios técnicos que permitan determinar los impactos ambientales a la quebrada Santa Catalina y al río Shorey, así como a la flora y a la fauna del área de influencia directa e indirecta, ocasionados como consecuencia del vertimiento de las aguas ácidas.

De igual manera, la empresa deberá adoptar las medidas de remediación inmediatas que permitan revertir esta situación.

Este dictamen se determinó luego que el pasado 12 de julio, durante las acciones de supervisión en la unidad minera Quiruvilca, la OEFA constatara en la caja de conexión del canal que colecta las aguas del depósito de relaves Santa Catalina con la tubería que las traslada a la planta de neutralización, el rebose de dichas aguas con un PH de 2.62 y un caudal de 10.0 l/s., y su descarga a la quebrada Santa Catalina (que tiene una longitud aproximada de dos kilómetros), siguiendo su recorrido hasta llegar al río Shorey que pertenece a la cuenca hídrica del río Moche.

En el documento igualmente se establece que existe un riesgo inminente de producirse un daño grave al ambiente y a la salud de las personas si no se corrige estas medidas.

Clave

«Esto es importante para las provincias de Otuzco y Santiago de Chuco. Los sembríos de 10 mil agricultores se habían visto perjudicados (con el vertimiento de las aguas ácidas). El agua de la cuenca del río Moche sirve también para darle de beber a animales», destacó el consejero Mayer Haro.