Ayer jueves, organizaciones ambientalistas de Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala y Panamá realizaron una caminata contra la minería metálica con motivo de realizarse en Managua. Ciudadanas y ciudadanos provenientes de varias comunidades de los municipios de Rancho Grande y Santo Domingo no pudieron sumarse a esta caminata porque la Policía Nacional y el personal de seguridad de la minera B2GOLD retuvieron los medios de transporte en que se movilizaban y les quitaron sus documentos.

Fuente: Onda Local

Tania Soza del Centro Humboldt dijo que la caminata es para «demostrarle al gobierno y a las empresas mineras que hay gente en las comunidades de Rancho Grande, Santo Domingo que no están de acuerdo en tener minerías extractivas-destructivas en sus municipios, ya que la vocación de sus territorios es la agricultura y la ganadería. Más bien, lo que se necesita son incentivos, de parte del gobierno, para mejorar la producción y no proyectos mineros que nada que ver con sus estilos de vida».

Ciudadanas y ciudadanos provenientes de varias comunidades de los municipios de Rancho Grande y Santo Domingo no pudieron sumarse a esta caminata porque la Policía Nacional y el personal de seguridad de la minera B2GOLD retuvieron los medios de transporte en que se movilizaban y les quitaron sus documentos.

«Venían cuatro camiones y tres camionetas, fueron retenidos en La Dalia, en los alrededores de Peñas Blancas. Simplemente les dijeron que no podían movilizarse, no les dieron permiso, por parte de la policía y después los retuvieron en esta zona de la Dalia, sin ninguna razón. Les quitaron la licencia, la circulación y no les permitieron venir hasta acá. Venían unas quinientas personas. Otras quinientas estaban listas, con tres camiones y una camioneta en Santo Domingo e igualmente no le dieron permiso para salir del municipio, los retuvieron y no los dejaron salir «, expresó Soza.

Agregó que la actuación policial deja en evidencia dos cosas: primero, que son personas de municipios donde hay proyectos de la empresa B2Gold; segundo, que en efecto, hay una alianza entre esta empresa y el gobierno para promover la minería metálica, sin importarles la opinión de las poblaciones de estos municipios.

Norwin Solano, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), manifestó que esta es «otra violación más al derecho a la libre manifestación en este país, en atención y en protección a los intereses del gran capital, y en este caso, a los intereses del capital minero».

Añadió que el gobierno está tratando de tapar el disgusto, la inconformidad, la protesta social de la personas hacia actos impositivos, hacia actos autoritarios como el hecho de imponer una mina en sus comunidades, que únicamente les ofrece empleos precarios, sin resolver las necesidades diarias de estas comunidades.

Para Solano, la Policía Nacional deja de ser cómplice para convertirse en actores directos. «Está actuando de una manera deliberada, pensada, con el propósito específico de obstruir el derecho a la libertad de manifestación».

Tania Soza, aseguró que el primer Congreso Internacional de Minería Nicaragua 2014, convocado por la Cámara Minera de Nicaragua (CAMINIC) con apoyo del Ministerio de Energía y Minas, PRONICARAGUA y otras entidades públicas y privadas, sirve únicamente para seguir vendiendo al país o para que sea concesionado a empresas mineras. «Es realmente contradictorio con la realidad del país, que tiene suficientes recursos para desarrollarse por vías más sostenibles, que el gobierno esté promoviendo abiertamente a través de un congreso, una actividad que no es sostenible, que destruye el ambiente. Demandamos que el gobierno desarrolle políticas de desarrollo sostenibles reales y no proyectos mineros».

Las y los participantes de la caminata se detuvieron frente al Hotel Crown Plaza donde se realiza el Congreso Internacional de Minería y gritaban consignas «Fuera el capitalismo salvaje», «No sean loros, el agua vale más que el oro» «Los recursos naturales y la vida valen más que el oro».

Antimotines y personal de seguridad de la empresa minera B2Gold, a la altura de El Comején (Empalme de Waslala a Matagalpa) impidieron la movilización de ciudadanas y ciudadanos de Rancho Grande y otras comunidades de Matagalpa, que venían hacia la capital, con el propósito de mostrar la realidad de lo que pretende ser la minería a cielo abierto en el municipio de Rancho Grande, denunció Geni Gómez del Grupo Venancia.

Gómez agregó que también las personas que se movilizaban hacia Managua participarían en una feria, donde expondrían los productos que se cultivan en Rancho Grande y demostrar que este municipio es resistente a la sequía y puede convertirse en zona útil para la soberanía alimentaria; pero que actividades como las que pretende la B2Gold, pueden perjudicar no sólo a las comunidades de Rancho Grande, sino a todo el país.

El personal de B2 Gold amenazó gravemente a la ciudadanía con dispararles si pasaban el tranque, en abierta violación a los derechos humanos.

Se reporta un trasportista detenido en los sucesos. Las ciudadanas y ciudadanos han decidido quedarse en Matagalpa para hacer la denuncia localmente y exigir sus cédulas de identificación, que les fueron usurpadas por agentes policiales. «Ese ejercicio de movilización se lo han impedido, cuando las comunidades de Racho Grande y personas organizadas, lo que están haciendo es un ejercicio legítimo. Hay antimotines a la altura de El Comején, a la salida de Rancho Grande y en el camino a Waslala», dijo Gómez.

Añadió que desde ayer hubo dificultades para conseguir los buses para transportar a estas personas hacia Managua. «No les daban los permiso, les amenazaban con que si llevaban a la gente a Managua les iban a retirar los permisos de circulación. Han hecho uso de todos los medios intimidatorios para que la gente no se movilizara y ahora que la gente se movilizó les han impedido el paso. Se han garantizado que no puedan llegar a Managua e interrumpir los negocios y las actividades que esta empresa minera está realizando. Lo que denunciamos es al servicio de quiénes están las instituciones en este país».

Desde ayer se está realizando en el país el primer Congreso Internacional de Minería Nicaragua 2014, convocado por la Cámara Minera de Nicaragua (CAMINIC) con apoyo del Ministerio de Energía y Minas, PRONICARAGUA y otras entidades públicas y privadas.

La carta de invitación, dice que este Congreso es «con el objetivo de promover Nicaragua como un país destino de las inversiones mineras, así como divulgar las prácticas mineras modernas que se caracterizan por ser compatibles con la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible»

En el Congreso, que finaliza este jueves 14 de agosto, se realiza asimismo una rueda de negocios, una gira de campo a la empresa B2Gold/Mina La Libertad y una Expo Minera donde participarán entre otros, el MARENA, ProNicaragua, Universidades, Sistema Financiero, Ministerio de Energía y Minas, Empresas de Seguridad, Embajadas de diversos países.

Para Geni Gómez, el hecho que la policía haya impedido a las personas de Rancho Grande, llegar a Managua es para «no molestar las actividades de este Congreso de Minería, que es una actividad publicitaria, donde solamente van a contar la información que les conviene. Sabemos que tienen muchísimos medios, muchísima plata y han hecho toda una presentación como que esto es minería verde, que es buena para el desarrollo de las comunidades, cuando es minería a cielo abierto que es la más dañina para la población, para el agua, para el medio ambiente. Cómo puede ser amigable con el ambiente si lo que hacen es utilizar químicos para separar el oro, que son súper nocivos con la tierra y con el agua y que esos daños quedan durante cientos de años para esas comunidades».

Gómez dijo que las comunidades de Rancho Grande llevan un par de años protestando, reclamando su derecho a participar y de ser escuchados porque son los principales perjudicados.