Una serie de manifestaciones se están fraguando para repudiar la ley minera, que ya está en vigencia. El Gobierno dice que se aumentaron las regalías que ayudarán a las comunidades.

Fuente: diario La Estrella

12/02/2011. La sanción y promulgación del proyecto que reforma el Código Minero es como una llama encendida que empieza a tomar fuerza. Una verdadera ebullición.

Asociaciones ambientalistas y de derechos humanos como la Federación de Comunidades de Áreas Revertidas, la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCÓN), Almanaque Azul y la Asamblea Ciudadana quieren darle la bienvenida a la aprobación con una manifestación.

La fecha: domingo 20 de febrero a las 3 de la tarde.

Los detractores de las reformas al Código Minero, han llamado a las primeras manifestaciones en contra de la aprobación la Gran Marcha por el «Derecho a una vida digna», cuya salida será de la Cinta Costera hasta la Rotonda de Paitilla.

Incluso, han denominado su rechazo «por el respeto a la vida, el agua y la democracia».

También grupos ambientalistas en la occidental provincia de Chiriquí anunciaron una marcha pacífica en la ciudad de David el próximo sábado 19, en 8 días.

En tanto, en la Comarca Ngäbe Buglé, los indígenas, que ayer amarraron por 2 horas al funcionario Fernando Santamaría, del Gobierno, preparan una movilización masiva para el martes 15 de febrero hacia el cruce de San Félix y en el puente sobre el río Viguí. Mismo escenario donde fueron dispersados por las unidades antimotines el pasado 7 de febrero cuando protestaban contra las polémicas reformas.

El beligerante Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (SUNTRACS), parte de Frenadeso, se mantendrá con sus acciones en las calles que contemplan bloqueos parciales al mediodía en puntos de la ciudad de Panamá.

Unas 70 organizaciones ambientalistas panameñas y extranjeras han rechazado la reforma al Código Minero aduciendo los graves daños al medioambiente que ocasionará la explotación de minerales a cielo abierto en un país de clima tropical lluvioso como Panamá.

Tránsito del proyecto

El pasado jueves 14 de enero, el ministro de Comercio e Industrias, Roberto Henríquez, llevó ante la Asamblea Nacional el proyecto de reformas al Código Minero, inicialmente con 28 artículos.

Rápidamente y como es costumbre cuando son normas salidas del Ejecutivo, los diputados lo enviaron a la Comisión de Comercio, presidida por el oficialista y radiodifusor Aris De Icaza.

Mediante una convocatoria pública, el Legislativo llamó a consulta pública permitiéndole a los participantes plantear sus puntos de vista. La fecha se toma del 25 al 28 de enero.

Inmediatamente terminan las consultas, el martes 1 de febrero los diputados oficialistas le dan el primer debate al documento en medio de rechazo y manifestaciones.

La misma semana, el pleno legislativo inicia el segundo debate, el jueves 3 se lee todo el proyecto 277 y dentro de las intervenciones el miércoles 9 con 44 votos a favor y 15 en contra lo aprueban.

Al día siguiente, el jueves 10 con 42 votos y 15 en contra de la oposición y el oficialista Jorge Alberto Rosas, diputado de Chiriquí, pasa el tercer debate.

Las presiones y las protestas no frenaron al Gobierno, y el viernes 10 en horas de la noche el presidente de la República, Ricardo Martinelli, sancionó el proyecto y una hora después es promulgado en Gaceta Oficial.

Ya dejó de ser el proyecto 277 y se convirtió en la Ley 8 de 11 de febrero de 2011, compuesta de 40 artículos y la Gaceta es la número 26,721-D.

Detalles

El nuevo código pone un alto a la minería ilegal con multas de hasta 250 mil dólares para los que se dediquen a la exploración y extracción sin contar con la autorización y el decomiso de los minerales extraídos, transportados o beneficiados, acota.

Las fianzas en las concesiones de exploración también son mayores con el nuevo código: aumentaron de 10 centavos de dólar por hectárea a 50 dólares.