Chihuahua— El occidente del estado, la zona más pobre de la entidad y la más afectada por la sequía de los últimos años, genera una riqueza de más de 16 mil millones de pesos anuales por la extracción de oro y plata que se hace en algunos de los municipios más marginados del país, según cifras del Gobierno del Estado. Cinco municipios enclavados en la región serrana son el lugar donde se extraen casi 15 mil kilos de oro al año y más de un millón de kilos de plata, de acuerdo con los datos oficiales de la Administración estatal.

Dicha producción minera la generan los municipios de Moris, Madera, Ocampo, Chínipas y Urique, algunos de los más marginados, de acuerdo con cálculos del Consejo Estatal de Población.

Al respecto, el especialista en Derecho Indígena, Francisco López Bárcenas, denunció que las condiciones en que operan las mineras en el estado y en toda la república mexicana les permiten extraer grandes cantidades de minerales preciosos, a cambio de hacer pagos irrisorios a los propietarios de la tierra.

Informó que 5 millones 407 mil 005 hectáreas, que representan el 21.85% del territorio del estado, están en manos de empresas mineras extranjeras, la mayoría originarias de Canadá, país donde sí se cobra un impuesto a la extracción de metales.

La mayoría de estas concesiones se han otorgado en los municipios de la Sierra Tarahumara, como Urique, Chínipas, Moris, Maguarichi, Batopilas, Guachochi, Morelos, Témoris, Uruachi, Guadalupe y Calvo, Guerrero, Madera, Ocampo y Temósachi.

En entrevista concedida el 8 de diciembre pasado, cuando presentó su libro «El Mineral o la vida», Bárcenas señaló que los municipios donde se ubica la actividad minera más redituable son también los más pobres de la entidad.

Expuso que las condiciones en las que opera la minería después de reformas aprobadas en 2003 «son peores que en la época colonial», pues en aquel entonces se pagaba la llamada «Quinta Real», y ahora «ni siquiera eso».

El Gobierno del Estado informó ayer que la inversión de los proyectos mineros en la sierra Tarahumara es por casi mil millones de dólares, con una generación de 2 mil 500 empleos directos y 7 mil 500 indirectos.

Dichos proyectos se ubican en municipios como Cusihuiriachi o Urique, ubicados en la Sierra Tarahumara, e incluidos entre los que necesitan ayuda humanitaria e inversiones extraordinarias del Estado en materia de salud, educación, abasto de agua y alimentación.

El informe presentado por el gobernador César Duarte indica que la empresa Dia Bras inició la producción piloto de 150 toneladas por día en la mina Santa Edwiges en el distrito minero de Cusihuiriachi, a 40 kilómetros del molino Malpaso.

El proyecto incluyó el desarrollo de 12 minas con altos contenidos de plata. A la fecha la empresa ha invertido alrededor de 65 millones de dólares, generando 400 empleos directos, 250 en el desarrollo minero en Urique, 100 en Cusihuiriachi y 50 en la planta de Beneficio de Malpaso.