Las autoridades municipales, Fiscalía del Ambiente y representantes del Instituto Hondureño de Geología y Minas inspeccionaron el lugar donde funciona la minera que obtuvo permisos para explotar cemento pero en realidad extraerá oro y otros metales.

Fuente: El Heraldo
La denuncia de los vecinos de la comunidad de San Antonio de Conchagua al fin fue tomada en cuenta.

Las autoridades de la Fiscalía del Ambiente, Alcaldía y el Instituto Hondureño de Geología y Minas, luego de la publicación de EL HERALDO donde se planteó la preocupación de los pobladores, visitaron la zona.

Emérito Solórzano, coordinador del Comité de Apoyo Medio Ambiental de la Comunidad, explicó que luego de una investigación en la Alcaldía se comprobó que la empresa no cuenta con los permisos para explorar ni explotar los recursos naturales del sector.

«En la comuna se le aprobó un permiso para la instalación de una fábrica de bloques, pero no para extraer minerales», explicó el entrevistado.La alcaldesa de El Paraíso, Ligia Laínez, confirmó que luego de la visita en la zona se dictaminó la suspensión de las actividades en la zona.

«Estamos a la espera del dictamen del Instituto Hondureño de Geología y Minas, lo que nos permitirán tomar acciones sobre este tema», manifestó Laínez.La funcionaria, además, aseguró que la comuna no tiene la potestad para emitir permisos de exploración y explotación de recursos en la zona.»Si el informe que nos presentan establece que la empresa incurrió en algún delito deberá ser sancionada según la ley», expresó.

EL HERALDO obtuvo una copia de la certificación emitida por la municipalidad de El Paraíso en sesión de corporación municipal, con fecha 18 de julio de 2013, donde se le otorga a José Gerardo Ochoa, representante legal de la empresa Reminsa, el permiso para que puedan llevar a cabo las actividades de prueba minero-metálicas en la zona de San Antonio de Conchagua.

En el documento se sugiere que soliciten el permiso de los dueños de las propiedades.La certificación fue firmada por los miembros de la corporación municipal en pleno, con la excepción de la regidora Ada Suyapa Sevilla, quien solicitó permiso ese día.

De forma posterior el 1 de agosto de 2013, la empresa solicitó ante la Unidad Municipal Ambiental (UMA) un permiso para la conformación de una carretera y la construcción de un plantel para la fabricación de bloques en la misma zona.

Arnaldo Cerrato, director de la UMA, explicó que en esta dependencia solo se otorgó el permiso para la construcción de un plantel para la elaboración de bloques, por lo que al no cumplir con la misma, la empresa deberá ser sancionada.

«Serán las nuevas autoridades municipales quienes decidan las acciones que se deberán tomar», dijo el entrevistado. EL HERALDO se ha tratado de comunicar vía teléfono con el representante legal de la empresa, pero no se ha logrado ninguna respuesta.