«Así venga el Presidente a decirnos que la minería trae el adelanto para nuestras poblaciones, nosotros no queremos saber nada de ninguna clase de explotación en nuestra parroquia, y estamos dispuestos a dejar nuestras vidas en esta lucha»; este es el comentario de los habitantes de la parroquia San Juan de Gualaceo de la provincia del Azuay, que el próximo 11 de marzo será escenario de una consulta popular.

Esta parroquia tiene 437 años de vida institucional y es uno de los sectores más poblados del cantón, cuenta al momento con 6.130 habitantes y está integrado por 18 comunidades; en este lugar desde hace 35 años las diferentes empresas mineras han explotado el material para la confección de objetos en cerámica, provocando grandes daños a los habitantes.

 

Hace siete años se paralizó la actividad minera cuando los moradores de las diferentes comunidades se unieron y les prohibieron la entrada a los trabajadores que sacaban el material del sector Güiñadel, esto porque la explotación se cumplía con materiales explosivos lo cual provocó el colapso de ocho viviendas y el daño a 30 más.

Ahora los habitantes de esta parroquia están nuevamente en alerta por la concesión en las comunidades de Pizhi, Surur y Aguarongo en una extensión de 6.000 hectáreas, ante ello están organizados y tomaron la decisión con el apoyo de la Junta Parroquial en efectuar la Consulta.
«No queremos que vengan a llevarse los minerales de nuestra parroquia, y no le creemos al presidente Rafael Correa quien a dicho,  que la explotación minera traerá el adelanto a los sectores».

«Hemos pasado tantos años con el problema de la minería y ni siquiera una vía nos han dado, por eso estamos dispuestos a todo, no nos interesa si están concesionados  los terrenos», dijo María Quiñónez,  habitante de San Juan.

Este mismo pensamiento es de la mayoría de los habitantes de esta jurisdicción quienes cuentan que hace años tuvieron muchos problemas, las casas se cayeron y las familias en los últimos siete años han logrado reconstruirlas, sin embargo quienes no tienen recursos continúan viviendo en sus casas cuarteadas a riesgo que colapsen. (CCD)

Junta Parroquial lidera el proceso comunitario

Por su parte el presidente de la Junta Parroquial de la localidad, José Quichimbo, señaló que la población está decidida a defender los recursos naturales y para ello está programada la consulta para el 11 de marzo en donde está convencido que el no,  será la respuesta de todo el pueblo.

Señaló que hace 35 años,  cuando se dio por primera vez la explotación,  hubo muchos compromisos de las empresas para ayudar a los habitantes, en temas de vialidad, medio ambiente, canchas deportivas, apoyo a los centros educativos, y nunca dieron un solo centavo.

La difusión en las comunidades durará hasta finales del presente mes, tiempo que en el cual efectuarán los formularios respectivos para la Consulta. «No nos interesa si toman en cuenta este proceso, lo que sí sabemos es que la unión de la gente tiene mucho poder y la minería en este lugar no se dará», agregó Quichimbo