Las comunidades ancestrales en el departamento de la Guajira (Colombia)se oponenen a la propuesta de expansión minera de la empresa carbonífera Cerrejón; esta propuesta incluye el desvío del afluente más importante del departamento, el río Ranchería, en un tramo de 26 km con la finalidad de poder acceder a 500 millones de toneladas de carbón que están ubicadas en su cauca. Las consecuencas ambientales, ecológicas, sociales y culturales serían nefastas e irreparables.

Fuentes: Petra Langheinrich y diario El Heraldo

CERREJON: LA MUERTE NEGRA (de B. Sánchez): Video de 13 minutos sobre la resistencia del resguardo wayuu de Provincial (Guajira), frente al posible desvío del río Ranchería y las consecuencias de la explotación carbonífera desde hace 30 años:

{youtube}7ow5y0gczKA {/youtube}

PRENSA:
http://www.elheraldo.co/region/se-inicia-expedicion-en-la-guajira-en-defensa-del-rio-rancheria-78641
16 de Agosto de 2012 – 09:12 pm

Con el firme propósito de seguir defendiendo el río Ranchería de una posible desviación, dentro del proyecto de expansión del Cerrejón, varias organizaciones de la sociedad civil, han decidido realizar una expedición por esta arteria vial, considerada la más importante del Departamento de La Guajira.

La actividad se llevará a cabo a partir de hoy y tendrá una duración de cuatro días en los que se hará un reconocimiento del cauce y parte de la cuenca del río. Esto le permitirá a quienes participen hacer observación, documentación y reflexión sobre los procesos ecosistémicos que lo nutren y las comunidades humanas que se relacionan con él.

Según los organizadores, otros de los objetivos es hacer un llamado al Estado para que respete la soberanía de los pueblos y el derecho fundamental al agua, así como exigir el reconocimiento del ecosistema y las relaciones biológicas, sociales y culturales que tienen que ver con el río en su recorrido.

Quienes organizan la expedición son la Asociación de Autoridades y Cabildos indígenas Wayuu del sur de la Guajira Aaciwasug, la Fuerza de Mujeres Wayuu, el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo y el Comité pro Defensa del Río Ranchería y Manantial Cañaverales, las cuales tiene como lema «Woumainkat apaakat Walii jumaa Wain» «El territorio, nuestra madre, es la que nos da el espíritu y la vida».

Según sus voceros desde hace más de 30 años, las comunidades indígenas y afrocolombianas ancestralmente asentadas en el departamento de La Guajira han estado obligadas a convivir con las graves consecuencias de la explotación minera de una de las minas de carbón a cielo abierto más grandes del mundo, Cerrejón.

Además de esto, en el Departamento un 64% de la población vive en la pobreza y un 37.4% en la extrema pobreza, por eso no están dispuestos a permitir el desvío del río en 26 kilómetros para la explotación de 500 millones de toneladas de carbón, según lo ha previsto la multinacional.

Adicionalmente exigen a Cerrejón, suspender los trámites llamados de preconsulta y consulta hasta tanto se verifique que los principios internacionales y constitucionales que orientan la realización de los derechos de las comunidades indígenas se encuentran plenamente garantizados y suspender toda actividad dirigida a la desviación del Río Ranchería por la manifiesta inviabilidad ecológica, social y cultural del megaproyecto.

Los guajiros no quieren la desviación del río. Según una encuentra realiza por la empresa Mediciones y Servicios de Marketing Ltda., el 92.3% de los guajiros no está de acuerdo con que se desvíe el río Ranchería para explotar más carbón en la región, mientras que el 4.3% respondía que sí está de acuerdo y el 3.3% no sabe o no responde.

La encuesta que fue a través de cuestionarios telefónicos en hogares de los municipios de San Juan del Cesar, Fonseca, Barrancas, Albania, Maicao y Riohacha, también estableció que el 47.8% de los encuestados no está de acuerdo porque serían mayores los daños ambientales, el 25.7%, cree que las regalías se van para otra parte, el 15.6% opina que la ampliación no generará empleo de calidad para los guajiros, mientras que el 7.6% opina que no habrá beneficios concretos para la región y el 3.3% tiene otras razones para no estar de acuerdo.

El estudio se realizó a 299 ciudadanos entre el 4 y el 9 de agosto, con un nivel de confianza del 95%, un porcentaje de error del 5.7%.

Por Sandra Guerrero Barriga