Después de 11 años el Incoder entregó hoy en el municipio de Yuto, Chocó, una titulación colectiva para 2 mil 500 familias desplazadas quienes exigían su derecho a ocupar ese territorio. Sin embargo, de las 73 mil hectáreas que les fueron entregadas hay 55 mil que ya están comprometidas para la explotación minera, lo ha ocasionado inconformidad y temor entre los habitantes y los líderes campesinos.

Fuente: Radio Caracol

17/09/2011. En diálogo con Caracol Radio, Nicolasa Campaña, una de las líderes de la región, se declaró preocupada porque estos terrenos manejen intereses económicos diferentes a los de los pobladores.

«Nosotros los líderes no tenemos seguridad para ellos, y por esos tenemos una gran preocupación, porque obviamente hemos recibido amenazas», afirmó Campaña.

A su turno la Comisionada de la CNRR, Patricia Buriticá, afirmó que las intervenciones mineras no deben convertirse en un problema para los habitantes de la zona.

«La explotación minera no puede volverse una violencia ni contra los habitantes ni contra la naturaleza», señaló la funcionaria.

La organización que reúne a los campesinos del Alto Atrato se declaró feliz por el triunfo obtenido, pero preocupados porque la minería genere situaciones de violencia y desplazamiento.