La empresa minera india Jindal Steel informó que evalúa la posibilidad de dejar el proyecto de explotación e industrialización del hierro del Mutún, luego que el gobierno boliviano ejecutara la segunda boleta de garantía de 18 millones de dólares por incumplimiento de inversiones.

Fuente: Xinhua

05/05/2012. «La empresa se encuentra evaluando los hechos suscitados en torno al contrato, para considerar su continuidad en Bolivia», señala un comunicado difundido por la india Jindal este sábado en los medios de comunicación.

Sobre el cobro de la segunda boleta efectuada por el gobierno el pasado miércoles, esta compañía internacional anunció que procederá en el marco del contrato de Riesgo Compartido a defender sus intereses en los ámbitos legales que correspondan.

El contrato define que en caso de que Jindal no procedieran a la renovación de las garantías previstas, además de la resolución del contrato, la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM) procederá a la ejecución de la garantía no renovada.

Además la subsidiaria de la hindú Jindal Steel & Power Limited explicó que la ejecución de una segunda boleta de garantía por 18 millones de dólares desconoce la resolución 001/2012 del directorio de la ESM, aprobada el 28 de abril, que instruía a su presidente, Sergio Alandia, extender la validez de la boleta por 90 días adicionales, mediante una nueva garantía.

La declaración de la compañía india detalla que, para que pudieran proceder a la renovación temporal por 90 días, era necesaria la presentación de «una carta de conformidad y aceptación de la ESM al Banco de Crédito. Esto no aconteció en la fecha acordada que era el 2 de mayo», especifica el comunicado.

Por su parte el ministro de Minería, Mario Virreira, en una rueda de prensa, explicó el viernes que Jindal debe renovar otra vez hasta la próxima semana la boleta de garantía para continuar en el proyecto del Mutún, yacimiento cercano a la frontera con Brasil.

Hace dos años el gobierno boliviano cobró la primera garantía bancaria, también de 18 millones de dólares, acusando a la empresa de retraso en sus inversiones en el desarrollo del Mutún, lo cual derivó en un conflicto legal entre las partes aún sin solución.

La legislación boliviana obliga a las empresas a renovar la garantía bancaria para seguir al frente de los proyectos.

El Mutún es una montaña que tiene 40.000 millones de toneladas de reservas de distintos minerales, principalmente de hierro, de los que Jindal explotará la mitad, según el contrato firmado en 2007.

El gobierno boliviano consideró que una eventual salida de la india Jindal de Bolivia, encargada de la explotación e industrialización del hierro del Mutún, traería nuevas oportunidades para otras empresas que quieran hacerse cargo de este megaproyecto.

Fue precisamente el ministro de Minería, quien dijo el 26 de abril a los medios de prensa que si la Jindal Steel & Power decide por cuenta propia «no estar más en Bolivia, bienvenido», porque se abre nuevas opciones más ventajosas para encarar este proyecto.