En la mañana del viernes 20, pocas horas antes del desalojo violento en Cerro Negro, el Premio Nóbel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, junto a dirigentes políticos y organizaciones sociales, pidieron «proteger los derechos humanos de las personas y familias que se encuentran acampando en Cerro Negro» a la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

Contra la criminalización de las protestas. Las presentaciones se realizaron esta mañana a la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, la Corte Suprema de Justicia de la Nación y a la Defensoría General de la Nación, en el marco del pedido de que cesen los casos de criminalización de la protesta social, muchos de ellos ligados a conflictos territoriales. No sólo las resistencias contra la megaminería, sino contra los desalojos del agronegocio, o las causas de los pueblos originarios por su territorio.

Además de Pérez Esquivel, acompañan los diputados nacionales Jorge Cardelli (Proyecto Sur), Victoria Donda Pérez (Libres del Sur), Roy Cortina (Partido Socialista) y Omar Duclós (Partido GEN). También acompañan organizaciones como Colectivo por la Igualdad, Amigos de la Tierra Argentina y Conciencia Solidaria, entre otras.

El pedido a la Corte de Justicia, que recientemente se pronunció a favor de la Ley de Glaciares, consiste en «tutelar y proteger los derechos fundamentales de las personas que ejercen su derecho a peticionar, a protestar, a reunirse, a manifestarse públicamente, a proteger la salud y la vida de los habitantes de nuestras comunidades y cumplen con su obligación de defender al ambiente y la Naturaleza».