En conferencia de prensa ofrecida ayer en Río de Janeiro, Miguel Palacín Quispe, Coordinador General de la CAOI, expresó la enorme preocupación de los pueblos indígenas por el tratamiento que los Estados están dando a la minería en el debate sobre el desarrollo sostenible en las negociaciones oficiales de Río+20.

Fuente: Comunicaciones CAOI

16/06/2012. «La minería destruye, contamina, divide y corrompe. De ninguna manera puede ser incluida como una actividad del desarrollo sostenible. Es indispensable que los Estados le impongan regulaciones ambientales y estándares de derechos humanos y colectivos, con la activa participación de la población», sostuvo Palacín.

Señaló que los pueblos indígenas se movilizan porque «nos han tocado la vida. Somos la población más empobrecida, saqueada, depredada, con nuestros territorios invadidos. Nuestra forma de vida es cada vez más afectada. Por eso estamos aquí como actores políticos».

El Coordinador General de la CAOI dijo que, frente a la crisis climática, los Estados se quedan en los diagnósticos y solo hacen pequeños proyectos, pero carecen de políticas públicas para dar soluciones integrales a este problema.

Los pueblos indígenas, en cambio, sí cuentan con una propuesta integral: la ruptura con el modelo capitalista y la adopción del paradigma civilizatorio del Buen Vivir, lo cual significa horizontalizar las políticas, distribuir equitativamente la riqueza y, sobre todo, vivir en armonía y paz con la Madre Tierra y los pueblos, a fin de garantizar la vida a las futuras generaciones, explicó.

Junio 15 del 2012,

Comunicaciones CAOI