El gobernador Miguel Saiz no sólo defendió al plan agroalimentario pactado con una empresa estatal china porque permitirá «una multiplicación importantísima» del producto bruto geográfico provincial, sino que dijo en forma polémica que no dudaría en vender el agua «que estamos tirando en el mar». Aseguró que «si podemos hacer un gran bidón y poner el embudo en la desembocadura del río Negro y recuperar esos 900m3 por segundo que estamos tirando en el mar y encima nos pagan por eso, bienvenida la venta del agua a los chinos, a los japoneses, a los rusos y a los indios».

Fuente: APP

11/12/2010. Señaló Saiz que «hubo alguien que en el Valle Medio en una radio dijo cuando regresé de la misión de China que ‘ahí volvió el gobernador de venderle el agua a los chinos’ y saben una cosa, me dio una buena idea, esa buena idea es que si podemos hacer un gran bidón y poner el embudo de la desembocadura del río Negro y recuperar esos 900m3 por segundo que estamos tirando en el mar y encima nos pagan por eso, bienvenida la venta del agua a los chinos, a los japoneses, a los rusos y a los indios».

Indicó que «estamos en la generación de un proyecto agroalimentario que permita tener más recursos y nos permita generar riqueza junto con la mano de obra».

Destacó que «somos los propietarios los rionegrinos de los últimos valles de clima templado prácticamente sin explotar; no hay en el Cono Sur más valles sujetos a riego que los que existen en la provincia de Río Negro».

Indicó que los chinos comprometieron inversiones para sistematizar las tierras y «comprar todo lo que produzcamos en Río Negro con valor agregado a precio, como buen commodities que son, del mercado de Chicago el día que cada uno de los productores decida vender».

Calificó a este proyecto «de transformador», que no tiene «ningún misterio como dijeron», y que permitirá «una multiplicación importantísima» del producto bruto geográfico provincial.