El oro compra todo. En el municipio de Cerro de San Pedro, en San Luis Potosí, México, la empresa canadiense Minera San Xavier (MSX) apuesta al candidato a presidente municipal por el PRI, Hilario Nava. El objetivo es evitar el cierre de su planta, impuesto desde el 2005 por el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativo. Y para ganar, la trasnacional va con todo: desde garantizarle votantes a su favor hasta financiar su campaña.

Pueblo de Cerro de San Pedro y explotación minera al fondo. Fuente: revista Proceso
México – 29/06/09. En el municipio de Cerro de San Pedro, en San Luis Potosí, la empresa canadiense Minera San Xavier (MSX) apuesta al candidato a presidente municipal por el PRI, Hilario Nava. El objetivo es evitar el cierre de su planta, impuesto desde el 2005 por el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativo. Y para ganar, la trasnacional va con todo: desde garantizarle votantes a su favor hasta financiar su campaña.

Tampoco es que haga falta tanto. Con apenas 3 mil 278 habitantes –según el último censo de población y vivienda– y un padrón de 2 mil 800 electores, bastarían algo más de 700 votos para ganar aquí la elección del próximo 5 de julio.

Por lo pronto, la minera aportará poco menos de la tercera parte de esos sufragios. Para ello obtuvo credenciales de elector para 200 de sus empleados, quienes realmente viven en el municipio de San Luis Potosí, pero que podrán votarán como habitantes de Cerro de San Pedro gracias a las cartas de residencia otorgadas en enero pasado por la alcaldesa Rosaura Loredo Loredo, en que les acreditan «direcciones ficticias».

Después de la revisión al padrón y a la lista nominal, Juana Hernández, candidata a la presidencia municipal por la alianza de los partidos del Trabajo y de la Revolución Democrática, así como Carlos Covarrubias Rendón y Juan Carlos Ruiz, integrantes del Frente Amplio Opositor (FAO) a la MSX, proporcionaron la lista con los nombres de los empleados de la minera, además de sus direcciones y números telefónicos reales en San Luis.

«Por ejemplo, el 13 de enero de este año, Loredo firmó las cartas de residencia de Santos Guerra García y de Daniel Gaytán Gallegos como moradores de Cerro de San Pedro. El primero aparece con domicilio en Avenida Guadalcazar número 98, colonia Real del Potosí; el segundo, en calle Zapatilla sin número. Ya checamos estos domicilios y no viven ahí», afirman.

Uno de los casos más notables es el del gerente de la minera, Juan Guerrero Peralta, quien según la carta de residencia vive en calle San Nicolás número 100 en Cerro de San Pedro, pero según los activistas del FAO su domicilio está en Ángel Veral número 100, código postal 78269, en el municipio de San Luis Potosí.

Pero eso fue sólo el comienzo, señala Juan Carlos Ruiz, y explica: «Además de garantizarle el triunfo electoral, la minera también le facilitó una flotilla de 12 camionetas Ford Lobo tipo pick up de doble cabina, con valor en el mercado de poco más de 3 millones de pesos. En estas camionetas del año arrastran remolques cargados con pacas de follaje que reparten diariamente en las comunidades de San Pedro».

–¿Las camionetas las donó la minera a Hilario Nava?

–Varias están a nombre de Santos Nava Arista, el exesposo de la alcaldesa Rosaura Loredo; al menos, así aparece en los permisos para circulación expedidos por la Dirección de Tránsito de Cerro de San Pedro que traen algunas de ellas. Además, Santos Nava es el asesor de la campaña de Hilario Nava y en 1997 fue acusado de asesinar a Baltazar Loredo Loredo, alcalde de Cerro de San Pedro, quien se opuso a la instalación de la minera –responde Juan Carlos Ruiz (Proceso 1588).

Los intereses de la minera se extienden a varios frentes, asegura. «Tiene con la CTM un contrato de camiones de volteo para acarreo de materiales, y ahora Hilario Nava tiene esos camiones a su servicio para el traslado de forraje para animales. Además remozó las plazas de las 16 comunidades de San Pedro y a sus habitantes les brinda transporte gratuito hacia la cabecera municipal y San Luis Potosí. Con esto, la minera tiene el control de la gente».

En este municipio, el candidato priista hizo gala de recursos: mandó elaborar pendones de dos metros de largo por uno de ancho, con valor de mil 800 pesos cada uno. «No los hemos contado, pero es obvio que saturó las calles; nada más con eso rebasó fácilmente el tope de campaña de 30 mil pesos autorizado por el Consejo Estatal Electoral para cada uno de los candidatos», afirma Ruiz.

Según el activista, para la minera es clave mantener el control político del sitio en donde aperan. «Con ello, en los tres niveles de gobierno gozan de total impunidad para continuar trabajando a pesar del fallo del Tribunal Fiscal, que el pasado 17 de abril ratificó la sentencia emitida en el 2005 anulando el proyecto de la minera».

Juan Carlos Ruiz recuerda que la minera fue sancionada por violar la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente; la Norma Oficial 059 de Protección de Especies Endémicas en Peligro de Extinción, y el Decreto Estatal de 1993, que está vigente, y que declaró a San Pedro zona de preservación y de restauración de la vida silvestre, justo donde opera MSX.