Directivos de la minera canadiense Barrick Gold anunciaron al gobierno de San Juan que no le renovarán el contrato a 1.900 de los 3.500 empleados que trabajan en el sector argentino del proyecto binacional Pascua Lama y acordaron mantener por un periodo de tres meses a los 1.600 operarios restantes. El megaproyecto extractivo tuvo un serio revés ya que en 2013 la Corte de Apelaciones de Copiapó, Chile, ordenó la paralización de las obras en el vecino paìs debido a graves incumplimientos ambientales por parte de Barrick Gold.

 

Fuente: Clarín

Si bien primero trascendió que la empresa despediría a los trabajadores, la compañía desmintió esa versión y aseguró que «se trata de contratos concluidos vinculados a la fase de construcción de la mina Pascua-Lama».

La obra, según detalló Barrick Gold, «fue disminuida en forma temporal a fines de octubre debido, principalmente, a una fuerte disminución en las cuentas económicas de la compañía, que durante el año pasado registró pérdidas netas por 10.370 millones de dólares, y a asuntos legales y otros requerimientos regulatorios en Chile».

Más allà de la coyuntura financiera de la empresa, lo cierto es que en 2013 la Corte de Apelaciones de Copiapó, Chile, ordenó la paralización de las obras en el vecino paìs debido a graves incumplimientos ambientales por parte de Barrick Gold.

En diciembre de 2013, el gobierno sanjuanino logró que la productora de oro se comprometiera a mantener hasta marzo a los 3.500 empleados que aún tenía, pero el plazo acordado entre las partes se cumplió ayer.

Ante el vencimiento del acuerdo, ayer, se reunieron durante algunas horas con el gobernador sanjuanino José Luis Gioja en esta ciudad Jhon Thornton, quien desde abril será presidente de la compañía, Kelvin Dushnisky, vicepresidente senior, y los ejecutivos locales Guillermo Caló y Julio Claudeville.

En el encuentro, las partes acordaron mantener 1.600 de los 3.500 puestos de trabajo en el proyecto minero Pascua Lama.