En 2011, Laura Ríos formó parte del equipo que contrató la empresa que producirá materiales para explosivos en Salta. Los Vecinos Autoconvocados por un Medio Ambiente Sano de Metán – VAPUMAS, protestaron frente al tribunal de Metan reclamando que el Juez Sebastián Fucho resuelva el amparo que presentaron contra Nitratos Austin S.A.

Ver también 78 dias de «el tranquerazo»: Importante movilización a los tribunales de Metán

Fuente: El Tribuno

 

 

Nuevas denuncias profundizan el clima de tensión por la posible instalación de una empresa que producirá un material utilizado en fertilizantes y explosivos en El Galpón. La ahora funcionaria del Ministerio de Ambiente y Producción Sustentable, Laura Ríos, estuvo a cargo del estudio privado de impacto ecológico que presentó Nitratos Austin, la empresa que preside Juan Ignacio Rigaud, al Gobierno para que le permitieran avanzar con el emprendimiento en 2011.

Vecinos que vienen cuestionando el proyecto señalaron que hay una grave incompatibilidad y piden suspender las actividades. La ingeniera en recursos naturales Laura Ríos coordinó al grupo de profesionales que contrató la compañía para redactar un informe sobre la planta de nitrato de amonio que pretende montar al sur provincial. Entregar esta evaluación a las autoridades era un requisito fundamental para que le permitieran seguir adelante con la iniciativa.

Poco después de participar en el estudio como integrante de una consultora, Ríos fue designada como jefa del Programa de Fiscalización Ambiental de la Dirección General de Industria, un área clave en el control del impacto que puede tener la actividad empresaria en la provincia. Los vecinos de la zona plantean que María Laura Ríos influyó para que el Gobierno le diera el visto bueno al estudio de Nitratos Austin del que ella había formado parte. Consideran que actuó como juez y parte.

El secretario de Industria, Comercio y Financiamiento, Gerardo Márquez, admitió que Laura Ríos trabajó en el proyecto de Nitratos Austin pero negó que haya operado a favor de la empresa como funcionaria. «Cuando ella fue designada en Industria, el área todavía no era parte del Ministerio de Ambiente.

Al margen de eso, no tuvo ninguna participación en el tema», aseguró Márquez. Nitratos Austin presentó el informe de impacto ambiental al Gobierno de la Provincia el 15 de abril de 2011. Pocos días antes, el 4 de abril, Laura Ríos había sido nombrada oficialmente como responsable del Programa de Fiscalización Ambiental, puesto dependiente del entonces Ministerio de Desarrollo Económico.

En diciembre de 2011, Ríos dejó ese cargo para asumir como directora general de Industria, dentro de la Secretaría que conduce Gerardo Márquez. Este organismo, que funciona en el Ministerio de Ambiente y Producción Sustentable, firmó el certificado de aptitud que avaló la instalación de Ni-tratos Austin en marzo de 2013. «Hay una incompatibilidad manifiesta porque ella participó en el estudio de impacto ambiental de la empresa y, cuando lo terminaron, pasó a formar parte del área del Gobierno que debía evaluar ese informe», señaló Fernando de San Román, ingeniero industrial y miembro de Vapumas (Vecinos Autoconvocados por un Medio Ambiente Sano de Metán).

EL JUEZ FUCHO DIALOGÓ CON VECINOS DEL SUR DE SALTA

Los habitantes de El Galpón, El Tu-nal, Joaquín V. González y Metán se vienen manifestando en contra de la planta de nitrato de amonio e iniciaron un recurso de amparo para que se suspenda el proyecto. Las protestas incluyen asambleas y cortes de tránsito parciales para impedir que la firma traslade equipos. Entre otros puntos, los vecinos sostienen que falta información sobre la potencial contaminación que sufrirán.

También apuntan que el emprendimiento utilizará máquinas de 50 años, que no son aptas para minimizar los daños. De acuerdo a lo que explicaron desde la secretaría de Industria Comercio y Financiamiento de Salta, Nitratos Austin generará productos que se usan en la fabricación de explosivos y fertilizantes.

El subsidio al gas que recibirá la firma también provoca el rechazo de los pobladores de la zona. El Gobierno de Salta le garantizó a la empresa un precio diferencial, que implicará un regalo de 1.700 millones de pesos a lo largo de diez años, en una de las provincias más pobres del país.

La Justicia pidió informes a la Nación y a la Provincia Los organismos de Ambiente de la Nación y de la Provincia tienen un plazo de diez días para emitir a la Justicia informes sobre la instalación de la planta de nitrato de amonio en la localidad de El Galpón, cerca de El Tunal.

Ayer, el juez en lo Correccional y de Garantías y Menores de Primera Nominación de Metán, Sebastián Fucho, pidió esa documentación en el marco del recurso de amparo presentado por los Vecinos Autoconvocados de la Cuenca de río Juramento. El magistrado solicitó expedientes administrativos relacionados con la radicación Nitratos Austin SA a las autoridades nacionales de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable y de la Subsecretaría de Control y Fiscalización Ambiental y Prevención de la Contaminación.

En la Provincia, hizo el mismo requerimiento al Ministerio de Ambiente y Producción Sustentable y a la Secretaría de Industria, Comercio y Financiamiento. La orden de Fucho también incluyó al Consejo Federal de Medio Ambien-te, al Consejo Provincial de Medio Ambiente y a la Municipalidad de El Galpón. Hasta ahora, la Nación prefirió mantenerse ajena a los reclamos de los ambientalistas. Hace más de un mes, la senadora nacional, Sonia Escudero, pidió una reunión con el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Juan José Mussi.

Hasta ayer, el funcionario no había respondió la invitación. La intención es que en el encuentro, los vecinos de El Galpón y de Metán transmitan la preocupación que genera la instalación de la planta «ante la falta de información precisa y objetiva sobre el impacto del emprendimiento», había explicado la legisladora nacional.

Protesta en Tribunales de Metán

Los ambientalistas denominados Autoconvocados de la Cuenca del río Juramento se manifestaron ayer frente a los Tribunales de Metán. En medio de la protesta, un grupo se reunió con el juez Correccional y de Garantías, Sebastián Fucho, para solicitarle que resuelva con rapidez el recurso de amparo que presentaron para impedir la instalación de una planta para producir nitrato de amonio en la localidad de El Galpón.

Los protestantes, de distintas localidades del sur provincial, se concentraron con varios carteles, pancartas y ruidosos tambores frente al edificio ubicado en inmediaciones de la ruta nacional 34. Luego, Julio César Modesti, de El Galpón; Olga Fernández, de Joaquín V.González; Fernando de San Román, de Metán; y Carmen Acuña, de El Tunal mantuvieron un encuentro con el magistrado.

«Le expliqué a los amparistas que salieron doce oficios solicitando informes sobre la planta de nitrato de amonio. De esos, seis se enviaron a distintos organismos de la Nación, como por ejemplo, al Consejo Federal de Medio Ambiente, con sede en Viedma, y el resto a dependencias de la provincia de Salta y el municipio de El Galpón», confirmó el juez Fucho a El Tribuno al concluir el encuentro con los ambientalistas. «Los oficios se giraron el 18 de julio y una vez recepcionados los entes gubernamentales tienen 10 días para evacuar lo solicitado y enviarme copia certificada de todo tipo de actuación que haya iniciado esta empresa y que esté en trámite», precisó el magistrado de Metán.

También recordó que «los autoconvocados habían solicitado declaraciones testimoniales. «Ya se fijaron las audiencias correspondientes. No se puede resolver una acción de este tipo sin recibir los informes pertinentes que los mismos amparistas han solicitado», informó Fucho.

La marcha Tras la reunión entre los autoconvo-cados y el juez , los manifestantes marcharon por las calles de Metán. A los gritos expresaban: «Fuera Austin». Entre los argumentos, dijeron que el proyecto es altamente contaminante. «Nos preocupa que los tiempos de la Justicia coinciden con las elecciones y la gente quiere que el amparo se resuelva rápido. Además del consumo del agua y el gas, acá hay un hecho muy claro: la empresa no puede funcionar en una zona agrícola ganadera», cuestionó Olga Fernández.

También manifestó que la planta «tendría que estar en áreas áridas, en condiciones que corresponden, no con chatarras ni buscando subsidios raros». Desde el pasado 14 de mayo, los Autoconvocados de la Cuenca del Río Juramento realizan un «tranquerazo» en El Galpón contra la instalación de una planta para producir nitrato de amonio.

El 17 de este mes, luego de que el juez Fucho ordenara a los ambientalistas que permitieran el acceso al personal y vehículos de la empresa Austin en El Galpón, los protestantes presentaron un recurso de amparo para tratar de impedir que la firma construya la planta para producir nitrato de amonio. Los ambientalistas tendrán una asamblea el sábado para decidir si vuelven los cortes en la ruta.