La comisión que evalúa el proyecto San Jorge convocó a los técnicos de la UNCuyo y la UTN para que expliquen sus informes contrapuestos. Dejaría así en el aire un pedido de Carmona para que hagan un dictamen único. Vázquez celebró la decisión.

Fuente: diario Los Andes

11/12/2010. La Comisión de Evaluación Interdisciplinaria Ambiental Minera (Ceiam) decidió ayer que el jueves próximo los técnicos de la Universidad Nacional de Cuyo y la Universidad Tecnológica Nacional regional Mendoza expliquen sus informes sobre el proyecto minero de San Jorge en Uspallata.

Ambas casas de estudio elaboraron estudios con conclusiones contrapuestas entre sí y por eso el secretario de Ambiente, Guillermo Carmona, había pedido hace un mes que se pusieran de acuerdo y emitieran un dictamen único por escrito. Pero la decisión de ayer dejaría en el aire ese pedido y aunque Carmona lo relativizó, el ala prominera del Ejecutivo lo festejó.

Carmona viene de una semana complicada: el martes presentó su renuncia al gobernador, Celso Jaque, por diferencias con la política minera. Pero el mandatario lo confirmó, aunque le puso condiciones y quedaron en continuar evaluando sobre la marcha la relación.

Las diferencias entre ambos quedaron expuestas la semana pasada cuando, durante la cena de fin de año de la Federación Económica de Mendoza, Jaque manifestó su decisión de que avanzar con la minería como «una cuestión de Estado» y puso énfasis en acelerar el trámite para la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de San Jorge con su envío a la Legislatura, justamente frenado por Ambiente.

La postura del Gobernador se acerca a la defendida por algunos intendentes, principalmente el lasherino Rubén Miranda (presidente del PJ provincial también), interesado en la radicación del proyecto en su territorio y por la subsecretaría de Hidrocarburos y Minería, que conduce Walter Vázquez, y donde ayer festejaban la resolución de la Ceiam.

La puja entre Vázquez y Carmona es indisimulable y se ha explicitado en declaraciones periodísticas, con posturas opuestas y chicanas directas, y también en acciones, incluso en una anterior reunión de la Ceiam cuando se enfrentaron por si los técnicos de la UNCuyo debían firmar o su informe.

Ambos manifiestan la necesidad de la «sustentabilidad» del proyecto minero, pero Carmona subraya los aspectos ambientales de esa sustentabilidad y Vázquez los económicos y sociales.

Las diferencias reflejan en parte lo que -fuera del Gobierno- viene sucediendo en la comunidad mendocina, donde permanece vigente la polémica entre «pro-mineros» y «ambientalistas», tal como se reflejó en la Audiencia Pública de Uspallata.

«No vamos a cesar en atraer inversiones y a controlar todo el impacto ambiental, social y económico», ha destacado Vázquez, que ayer consideró que «se avanza a pie firme» con el proyecto tras desecharse pasos burocráticos. «En una evaluación ambiental no es menor la percepción social», ha dicho Carmona.

Según trascendió, el secretario de Ambiente trabaja en una propuesta que busca fortalecer los procesos públicos de evaluación y control a emprendimientos industriales, mineros y petroleros. Ayer aseguró que el pedido de la Ceiam va en línea con lo que él venía pidiendo.

Mientras esta pelea se da puertas adentro del Ejecutivo, en la Legislatura, la senadora Alejandra Naman presentó un pedido de informes sobre «las presiones del Gobernador».

El jueves que viene, los técnicos de la UNCuyo y la UTN, con informes en contra y a favor del proyecto minero, respectivamente, deberán brindar aclaraciones y ampliaciones de sus respectivos estudios en los puntos sobre los que la Ceiam mantiene dudas, en especial en torno a la calidad del aire y del agua vinculada al uso de sustancias y explosivos, y al aspecto socioeconómico referido a la contratación de mano de obra.

Estas dudas son las que tienen en Ambiente también. «No está definitivamente claro que el proyecto no vaya a impactar en la calidad del agua o en la cantidad aguas abajo», aseguraba Carmona el 5 de noviembre, tras firmar la resolución 614/10 y enviar sendas notas al rector de la Universidad Nacional de Cuyo, Arturo Somoza, y al decano de la UTN, Eduardo Antonio Balasch, reclamándoles un «consenso académico» que permita alcanzar «niveles de consenso social y político en torno a la viabilidad o no de este proyecto».

La Ceiam debe definir el informe técnico sobre el cual la autoridad minero-ambiental -integrada por la directora de Minería, Adriana Blesa, y el director de Medio Ambiente, Ricardo Debandi,- redactarán la DIA, que terminará recomendando, rechazando o «aprobando con sugerencias» el emprendimiento en Uspallata.