El Gobernador, que había frenado el proyecto San Jorge cuando era candidato, lo reflotó junto a otras cuatro iniciativas para Malargüe y Las Heras. La ley 7722 restringe severamente las explotaciones mineras con uso de sustancias tóxicas y es defendida por asambleas y vecinos de toda la provincia.

Ver también:

Ni inversiones ni trabajo, la mentira de la megaminería

Fuente: Los Andes
El tema está instalado y los movimientos apuntan a reflotar la discusión de la minería en Mendoza. El gobernador, Francisco Pérez, dejó de lado los argumentos que alguna vez lo llevaron a oponerse al desarrollo del proyecto San Jorge -para evitar el mote de «pro minero» en plena campaña electoral de 2011- y llamó ahora al debate que se vendrá con la presentación de cinco proyectos en los que trabaja el Poder Ejecutivo.

Dos de ellos están en Malargüe y serán presentados la semana que viene en el departamento del Sur, como un primer paso antes de llevarlos a la Legislatura, en donde se deberá analizar la declaración de impacto ambiental (Ley 5.961) y el estudio de los recursos hídricos (Ley 7.722).

«Tienen una fase de exploración con impactos casi nulos», explicó el ministro de Energía, Marcos Zandomeni, en referencia a «Hierro Indio», el proyecto que apunta a la extracción de hierro en lo que era el yacimiento antiguo de fabricaciones militares de hierro, y «Cerro Amarillo», para la extracción de cobre.

A estos se le sumarán otros tres emprendimientos ubicados en Las Heras, los cuales serán parte de un segundo paso. En todos los casos aseguran que se respetará la Ley 7.722 (que prohíbe el uso de sustancias contaminantes que pongan en riesgo el agua y los cultivos cercanos), aunque todo indica que las resistencias y cuestionamientos volverán a aflorar. Es que aunque uno de los proyectos es para la remediación de los pasivos de una cantera, también está en carpeta volver a la carga con el proyecto de San Jorge, frenado por el mismo Gobernador en agosto de 2011 cuando era candidato.

En aquel entonces, Pérez tuvo que pedir a los legisladores de su partido que votaran en contra, para así sortear el profundo rechazo social que había generado el tema y atento a que las encuestas todavía lo situaban muy lejos del objetivo que finalmente consiguió en octubre de ese año.

Pero algo cambió en estos tres años y el tema volvió con el tono de una «obligación» por discutir. Uno de los primeros que empezó a anticipar el tópico fue el entonces presidente del PJ y diputado nacional Alejandro Abraham. El legislador hace unos meses comenzó a apurar la discusión al hablar de la necesidad de una nueva «matriz productiva».

Justamente, esta expresión tiene sus interpretaciones ya sea a favor o en contra del debate. Por un lado, están quienes ven la oportunidad de reflotar el perfil minero de Mendoza en un momento de crisis de los sectores tradicionales de la economía, como el agropecuario y particularmente el vitivinícola. Pero desde el Gobierno desmienten que sea un paliativo para una situación complicada.

«Hay que agregar valor sobre los oasis; si no, la gente se va hacia otros lugares. En el secano no tenés posibilidad de aumentar las riquezas y hay que tener en cuenta que el agua de la minería no compite con el de la agricultura», defendió Zandomeni

El disparador

«Mendoza avanza de 20 años en 20 años. Me parece que los dirigentes políticos nos tenemos que poner los pantalones largos y estar a la altura de los acontecimientos», dijo Pérez el martes ante el empresariado local, durante la cena por el Día de la Industria y luego de describir los cinco proyectos mineros en carpeta.

En este contexto, el Gobernador volvió a abrir el debate al que tímidamente había hecho referencia el lunes, cuando desvinculó el resurgimiento del tema del crecimiento del desempleo en la provincia, justamente la lectura que hacen desde la oposición.

En este sentido, la discusión tendrá que llegar al resto de los partidos políticos y en especial a la Legislatura, lugar por donde obligadamente tendrá que pasar cada uno de los textos prometidos por Pérez.

Allí, una de las comisiones que se prepara para el debate es la de Hidrocarburos, Minería y Energía (HME), espacio presidido por la justicialista Silvia Calvi, senadora por Malargüe y una de las que apoya ambos proyectos del Sur provincial. «Buscamos la licencia social porque toda minería es posible», defendió la legisladora.

Cuestionamientos

La UCR todavía mira con ciertos reparos las iniciativas a las que algunas vez se opuso con el proyecto San Jorge. «La cuestión es que no ha venido nadie a decir ‘vamos a enviar tal proyecto’, entonces todo se hace en forma mediática, pero los instrumentos legales no los vemos. Todos partimos sobre el supuesto que no se va a tratar de una minería que contamine el agua, pero no hay una explicitación por lo que son por ahora anuncios sin sustentos», relativizó el senador radical Sergio Moralejo, integrante de la comisión mencionada.

«Las visiones parten de las diferencias geográficas que tenemos. Yo soy del Este y nuestra matriz productiva está basada en el agro. La minería no nos convence porque primero debemos asegurar el agua para la actividad fundamental de Mendoza», señaló el senador Gerardo del Río (UCR), haciéndose eco de las diferencias que hay entre los legisladores según el departamento de procedencia.

Frente a esto, el presidente de la UCR, Sergio Pinto, prometió reuniones a partir de la semana que viene para «fijar posición». En este sentido, reconoció las divergencias que hay dentro del partido pero se animó a anticipar que otra vez el radicalismo votará unido.

Aprobaron pedido de informes

El viaje de funcionarios a Macedonia ayer tuvo su correlato local y algunas iras radicales en la Legislatura. Es que el diputado del Frente de Izquierd,a Héctor Fresina, presentó dos pedidos de informes. Uno, dirigido al Poder Ejecutivo. El otro a la presidencia de la Cámara baja para que el ministro de Energía, Marcos Zandomeni y los diputados Néstor Parés y Martín Kerchner, respondieran sobre los objetivos del viaje, quién lo pagó y si el periplo está vinculado a la reactivación del proyecto minero San Jorge.

Más allá de los enojos, el bloque radical que preside el propio Parés dio los dos tercios para habilitar el tratamiento sobre tablas y aprobó la resolución referida a los legisladores que deberá responder el presidente de la Cámara, Jorge Tanús. También fue aprobado el pedido de informes dirigido a Zandomeni.

La semana pasada viajó una delegación de mendocinos hacia Macedonia. En el país de los Balcanes las empresas rusas Solway Investment y Alterra Capital, tienen emprendimientos mineros muy cercanos a explotaciones vitivinícolas y esa «convivencia» es lo que quería mostrar, para desterrar dudas sobre el impacto ambiental de sus procesos de extracción. Solway y Alterra compraron la mayoría accionaria del proyecto San Jorge, emprendimiento minero ubicado en Uspallata.

Zandomeni ya había dado declaraciones públicas sobre su viaje: «Estas acciones que lleva adelante la provincia es una forma de aumentar el conocimiento de los actores comprometidos en los procesos productivos y de generación de empleo», aclaró en un comunicado.