Casi la totalidad de los medios provinciales apoya el proyecto minero de la canadiense Osisko y silencia el reclamo de los vecinos. Sólo la FM Famatina, a quien le niegan la pauta oficial, acompaña la protesta. «Me han hecho ofertas para que cambie mi postura, pero mi dignidad no se vende», aseguró Walter Álvarez, propietario de la radio.La Politica Online Los periodista que trabajan en La Rioja repiten, siempre por lo bajo, lo que ya es un secreto a voces: la información más delicada que compromete al Gobierno de Luís Beder Herrera es distribuída y aprobada en la oficinas del «Pichi» Solorza, jefe de prensa del mandatario.

El vocero de la gobernación es, casualmente, quien maneja la publicidad oficial y por ende decide quién será beneficiado. El Independiente o Radio Fenix, dos de los grandes medios de la provincia, reciben una gran cantidad de dinero que proviene de la publicidad oficial y, casulamente, «tergiversan o desinforman en relación al conflicto en Famatina», según denuncian los ambientalistas.

«Se predió fuego un galpón a 5 kilómetros de Famatina, y publican que fueron los manifestantes los que inciaron ese incendio. Hubo una pelea callejera de dos borrachos, y vuelven a vincular a los vecinos que protestan contra la minería. Se cayó una moto en la ruta, y lo mismo. Está claro que quieren criminalizar el reclamo», aseguró a LPO Walter Álvarez, propietario de FM Famatina.

La radio FM Famatina es el único medio que se encuentra informando desde el lugar donde se realiza la protesta. «Es la única que le da voz a nuestros planteos», asegura Marcela Crabe, una de las ambientalistas.

«Nuestra radio es muy humilde, y por apoyar este reclamo no recibe pauta oficial. Acá la mayoría de los medios cuenta con publicidad del Estado, que ayuda económicamente a sostener a muchas radios y periódicos regionales. Nosotros no recibimos nada del gobierno provincial, y se hace mucho más difícil sostenernos. Sí nos apoya la intendencia, pero son otros montos», denuncia Álvarez.

La pauta mínima que entrega la gobernación de Beder Herrera es de 3500 pesos, mientras que la del municipio de Famatina es de apenas 1000 pesos. «Ojo. Han venido a ofrecerme de todo para que cambie mi postura, pero mi dignidad no se vende», aseguró Álvarez, en diálogo con LPO.

Y concluye: «El impacto de este cerrojo informativo se nota cuando uno sale de Famatina. Porque nuestra radio informa a todos los vecinos de la zona, pero no tiene tanto alcance. Cuando salgo de nuestra localidad, los riojanos no están bien informados, y creen -como dicen los medios oficialistas- que la minería es un gran negocio porque va a traer puestos de trabajo. Pero nadie les explicó el daño ambiental y ecológico que va a causar».