«Estoy vivo, por ahora». En diálogo con FM Comarca 94.5 Mhz., el músico Ramón «Monchi» Navarro explicó que, a raíz de lo que le sucedió, se vió obligado a acudir a los organismos de defensa de los Derechos Humanos para salvaguardar su integridad física y la de su familia. Dijo que también lo trataron de subversivo por tratar de crear una murga en los barrios con chicos de la calle y que lo que le sucede a Marcela Crabbe y a él son mecanismos para callarlos.

Ver también el artículo: Amedrentamientos a vecinos y familiares junto a la judicialización de lucha antiminera

El músico Ramón «Monchi» Navarro, dialogó con FM Comarca 94.5 Mhz., y contó que, más allá de la golpiza que recibió, está preocupado por la información que manejan las personas que lo golpearon, «que tengan tantos datos precisos como: la edad de mi hijo, su nombre, el embarazo de mi mujer, donde trabaja. Sabían todo sobre mi vida, también mis movimientos y actividades, me llama la atención porque me hace recordar otra época».

Dio a conocer que a diario sufre agresiones en su vivienda y que las amenazas que reciben son concretamente de muerte. «Esto ya no da para mas, así que fui a hacer la denuncia pero, la policía no me dejó porque no podía dar nombres así que me fui a una fiscalía y ya esta abierto el expediente para que investiguen», puntualizó Navarro. Agregó también, que por tratar de trabajar con chicos de la calle, lo trataron de subversivo y ante este «extraño» hecho, se contactó con organismos de Defensa de los Derechos Humanos, para cuidar su integridad física y la de su familia y que se vio obligado a hacer público este problema porque considera que en este país la justicia funciona «de ese modo» y para que los agresores se «incomode». Logró con este cometido entrevistarse con el Ministro de Seguridad Provincial y el Ministro Coordinador Gobierno, a los que responsabilizó por su integridad física y la de su familia, por su parte, los ministros respondieron positivamente asegurándole protección policial.

El músico se comprometió a llegar hasta el final en la parte legal para saber quiénes son sus agresores y a quien responden, aunque él no pueda reconocerlos «porque tenían gorros de lana en la cara. No se como se llaman, de donde vienen ni a que sector pertenecen».

Crónica de muchos; amenazas para callarlos

Navaro contó el episodio que desencadenó esta ofensiva, recordando que «fue hace mucho cuando toqué en el festival de «Cosquín» yo hice referencia a las mineras y me opuse a la explotación a cielo abierto, esto tuvo repercusión en los medios nacionales y a partir de ahí empezaron las a molestarme, hasta que sucedió lo que es de público conocimiento».

Pero, más allá de las organizaciones que las personas deban hacer para defender una causa, son personas comunes, «yo soy músico y creo que me corresponde tomar mi postura frente a la vida».

Por último dijo que lo que le pasa a Marcela Crabbe y a él, hace que muchos lleven su lucha en contra de la minera en silencio, ya que este tipo de hechos confirman sus temores.

«Soy un artista, no soy un senador ni funcionario, a través de mi creación digo lo que pienso y lo que siento, si en el 2008 no podemos decir que lo pensamos, me hace recordar otra época».

Fuente: Diario Chilecito