Tras confirmarse el hallazgo de un acuífero de grandes dimensiones en la zona de la Meseta de la provincia del Chubut –donde se ubica la localidad de Gan Gan-, desde la Sociedad Rural de Comodoro Rivadavia se reiteró el posicionamiento de que el agua en la provincia se asigne prioritariamente para la producción de pasturas y alimentos.

 

Fuente: diario Crónica

El hallazgo, confirmado ante el Instituto del Agua por la empresa Hidroar S.A –que realizó un estudio durante 6 años en la cuenca del arroyo Sacanana- implica un reservorio de alrededor de 3.000 hectómetros cúbicos de agua, lo que potencialmente podría abastecer a 3 millones de habitantes.

Tras conocerse ayer la noticia del hallazgo, que involucra la presencia de agua subterránea a una profundidad de 10 a 50 metros por debajo del área del proyecto minero Navidad, se reactivaron las miradas hacia el debate que involucra a la actividad minera en la provincia. Paralelamente, ayer se conocía la opinión del ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Juan Garitano, expresando su posición respecto de la viabilidad de la explotación de uranio en Cerro Solo, por implicar un menor consumo de agua respecto de la extracción de otros minerales.

Uno de los actores que desde el sur de la provincia ha expresado su posición para que el recurso del agua se asigne prioritariamente a la producción de alimentos es la Sociedad Rural de Comodoro Rivadavia.

Su presidenta, Digna Hernando, reiteró ayer el posicionamiento expresado en las últimas ediciones de la exposición y los discursos institucionales para que, en base a la evaluación y planificación de los recursos hidrológicos, se priorice el uso para la producción de pasturas, a fin de reconvertir regiones en las cuales se cree que hoy no hay alternativas productivas. Sin embargo, esas áreas tendrían alto potencial –mediante el aprovechamiento del agua- para producir carne con alto valor agregado, en línea con la demanda de alimentos que caracteriza hoy al mercado mundial.

«Nosotros ya hace dos años venimos planteando que la provincia tiene un potencial productivo, mucho más importante que el desarrollado actualmente –dijo Hernando-, pero tiene una limitante y es el escaso conocimiento sobre esto. Ese acuífero era desconocido no sólo por los productores sino por los funcionarios públicos, porque una falencia de nuestra provincia es no tener relevados todos los acuíferos».

Al consultársele qué se espera desde el sector, a fin de que se garantice la asignación del recurso prioritariamente a producir alimentos, frente a la competencia que implica la minería, respondió:

«Pretendemos un trabajo de planificación y evaluación. Esto significa evaluar cuáles son los beneficios de utilizar el agua en una u otra actividad, en sustentabilidad, en generación de empleo y generación de recursos económicos para la región y en función de esa evaluación, pedimos una planificación».

Añadió que el sector rural viene planteando hace tiempo que la provincia requiere, a partir de conocer la magnitud de sus acuíferos, una planificación de su uso y un programa de perforaciones, para detectar el recurso y sus condiciones «a fin de establecer cuáles son los lugares más apropiados para hacer las perforaciones en función de qué uso se les va a dar».

Según Hernando, «entendemos que no sólo existe agua para que beban los animales, sino que también hay agua suficiente para producción de pasturas bajo riego, en diferentes sectores de la provincia, aun aquellas que se consideran más secas, como la meseta por ejemplo. Se podrían producir pasturas y ésta se optimiza utilizándola para alimentar el ganado, con lo cual lo que hacemos es producir carne, que es una etapa superior a la producción de pasturas».