«Esta fecha se estableció como día Internacional de Acción Contra la Minería a Cielo Abierto. La industria minera a cielo abierto, en muchas de sus variantes, origina destrucción y agotamiento de los ecosistemas del planeta, la reducción alarmante de las superficies boscosas, daños generalmente irreparable de los suelos, y altos índices de contaminación de las aguas».

Por Luis Dupuy *

En Septiembre del año pasado el cardenal Peter Kodwo Turkson, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz del Vaticano, dijo: «la industria minera es la primera que aparece en la Biblia y nada de nuestro mundo podría existir sin ella: «Tomen por ejemplo su casa: ¡quiten lo que deriva de la extracción minera y les queda solo el préstamo que tienen que pagar!».

Ninguno de los miles de millones de personas que en el planeta están en contra de la minería a cielo abierto desconocen la dependencia que tenemos todos los seres de muchos de los recursos que explota la industria minera. Pero hay recursos y recursos y formas y maneras de explotación de los mismos, con consecuencias de mayor o menor impacto.

En esta complejidad de aspectos a considerar, nos encontramos entre otros temas fundamentales con el de una legislación permisiva, consecuencia de una corrupción manifiesta en los gobiernos lo cual hace que muchos países sean más vulnerables y propicios que otros para los logros económicos de los dueños de las empresas.

En tal sentido veamos que pasa en Chubut. En Octubre de 2012 la Sala Civil del Superior Tribunal de Justicia, en relación al Código Ambiental de la Provincia -Ley XI Nº 35-, expresó que: «no efectúa una tipificación de penas con respecto a conductas infractoras» de sus disposiciones, un defecto que lo transforma en una norma sin efectos prácticos para la defensa del medio ambiente.

Hicieron estas contundentes afirmaciones acerca de la carencia por parte del Estado Provincial de una norma que le permita ejercer adecuadamente el poder de policía en materia ambiental, al declarar nula una multa que el Ministerio de Ambiente pretendió aplicar a la empresa Aluar S.A. En otro hecho, la provincia aplicó una multa de 14 millones de dólares a la fábrica de aluminio de Puerto Madryn, multa que no llegó a hacerse efectiva.

Los jueces del Superior Tribunal en Diciembre de 2012 libraron sendos Oficios al Sr. Gobernador de la Provincia y a la Honorable Legislatura del Chubut, poniendo en conocimiento de esos dos poderes del Estado la estimación del Tribunal, de la necesidad urgente de modificar el Código Ambiental de la Provincia -Ley XI Nº 35.

Hace 17 meses de aquella notificación y hasta ahora el Código Ambiental del Chubut, no se modificó. Cabe preguntarse ¿por qué?

Ingresó sí, a la Cámara de Diputados un Proyecto de Ley con una modificación propuesta por el legislador Jerónimo García, que propone una multa mínima de cincuenta mil (50.000) litros de gasoil y un máximo de doscientos cincuenta mil (250.000) litros del combustible, proyecto este que pasó a comisiones y allí quedó, esperando.

Desde el Poder Ejecutivo, en Febrero de este año el Ministro de Ambiente y Control del Desarrollo Sustentable, José María Musmeci, declaró que estimaba que en dos meses el Ejecutivo mandaría a la Cámara de Diputados un Proyecto de Ley modificatorio del Código Ambiental, pero ya estamos en Julio y aún no se concretó.

El Dr. Antonio Gustavo Gómez, Fiscal Federal que impulsa muchas causas sobre Medio Ambiente, hace poco expresó: «Argentina no tiene problemas de leyes. Las hay y muy buenas. El problema es hacerlas cumplir. Esa labor es la que tiene el Poder Ejecutivo y sobre todo el Poder judicial. Lo que están haciendo los jueces provinciales es distraer. Con solo empezar con las acciones penales por los delitos ambientales que hay en Chubut, los jueces y fiscales chubutenses tienen de sobra…pero no quieren y distraen como el tero.» Y agrego a continuación: «No busquen la perfección legislativa, que con lo que tienen sobra. Exijan que las hagan cumplir».

Más allá de estas consideraciones del reconocido Fiscal, otros especialistas del derecho también aconsejan que es necesario modificar el Código Ambiental, y que también los Diputados traten y sancionen el Proyecto de Ley que por Iniciativa Popular, con la firma de 13.007 ciudadanos, impulsa una Ley para prohibir la megaminería metalífera y uranífera y el uso de tóxicos.

Si no se hicieren correcciones al Código Ambiental y se dictaran nuevas leyes superadoras se podría llegar hasta pensar que tras la defensa del actual régimen jurídico que es muy permisivo, la inacción tendría que ver con otros intereses.

Como se sabe que ocurre en muchos lugares del planeta, la legislación permisiva es en respuesta de sobornos a funcionarios que responden a poderosos grupos económicos, y si esto pasase además de la corrupción no debería sorprender a nadie que aumenten en Chubut las amenazas y las medidas de criminalización a las luchas comunitarias.

* dupuy2019@gmail.com