Entrar en contacto directo con el paisaje y el sentir de Andalgalá es una experiencia indescriptible, única, irrepetible… Ahí estuvimos, participando de la 14 UAC (12 a 14 de noviembre 2010), entre cerros que de tan imponentes por su belleza pareciera que nos llaman a fortalecer el intento de impedir el avance de las maquinarias de la muerte en toda la Argentina y en toda Nuestra América.

 

Por Prof. Esther Bertolotto

21/11/2010. Tal vez quienes nacen y viven ahí y quienes llegan para quedarse, van internalizando tan profundamente la voz del Nevado del Aconquija, del chañar, del molle, del algarrobo, de todo ese legado milenario con que la vida misma los abraza y los convoca, que difícilmente podrían renunciar a defender su cielo, su sol, su aire y su suelo de la voracidad de las multinacionales saqueadoras y de la impunidad manifiesta de los gobernantes cómplices, aún frente al riesgo de muerte si fuere necesario.

Durante este 14 Encuentro por La Vida, que contó con representantes populares de casi todas las provincias argentinas, recogimos testimonios y observamos acciones que nos llevaron a concluir en que, dado que en toda nuestra tierra argentina y latinoamericana, existen, con diferentes características regionales, riquezas tan defendibles como en Andalgalá (distante 240 Km. de San Fernando del Valle de Catamarca), la lucha sin claudicaciones de la Asamblea El Algarrobo, que cuenta con el apoyo de la mayoría de los andalgalenses según pudimos constatar, deberá ser mirada como centro de atención y aprendizaje si pretendemos construir soberanía.

La Caminata por la Vida que tuvo lugar en la Plaza Central (9 de Julio) como todos los sábados, pero esta vez con fuerte presencia militante arribada desde los cuatro puntos cardinales argentinos, mostró a andalgalenses de todas las edades, desde pequeñitos hasta ancianos, unidos irrefutablemente por el «Fuera Agua Rica». Brazos levantados, banderas al viento, lágrimas incontenibles, cánticos de rebeldía, fueron marco y consigna. No era una marcha más. Significó un antes y un después para quienes jamás lo habíamos vivenciado ahí, a metros de las oficinas de la multinacional canadiense Yamana Gold, dueña del 100% de las acciones de la Mina Agua Rica, situada entre cerros a 7 Km. de la localidad de Santa María, que aún no puede operar a su antojo por la histórica resistencia de la Asamblea El Algarrobo y pobladores adherentes.

En Andalgalá, todos y cada uno saben bien quién es quién. De los 80 taxistas, más de 50 trabajan por el No a la Megaminería a cielo abierto. Muchas remeras del «Sí a Agua Rica», que los saqueadores distribuyeron al inicio de la 14 UAC a estudiantes secundarios como promoción Anti UAC, habrían terminado quemadas por los adolescentes en las propias narices de los «enviados», según testigos. El Gobernador de Catamarca Eduardo Brizuela del Moral ( quien con fecha 2009 ordenó colocar una placa con su nombre en el pórtico del Club Social central catamarqueño, consignando que la refacción de la fachada de la entidad fue hecha con regalías mineras) hace dos años que no pisa Andalgalá, después de que en el festejo aniversario de Andalgalá ( donde desfilaban desde jardines de infantes hasta militares), mientras aplaudía orondo en el palco, le apareció desfilando un gigantesco cartel «No a Agua Rica», y un burrito con el mensaje «Yo también moriré si pasa Agua Rica», productos de la creatividad combativa de la Asamblea El Algarrobo. Aquel «Prefiero morir de pie a vivir arrodillado» del Che Guevara, parece resonar con fuerza en el pintoresco espacio-refugio instalado por la Asamblea El Algarrobo, a la vera del camino hacia Agua Rica, que muestra la imagen del Che a su entrada, bajo el emblemático algarrobo, firme compañero de sueños y avatares.

* Directora Revista «La Resistencia»