El autor sostiene en su artículo sobre los hidrocarburos «no convencionales» en su explotación, que Chubut será una «zona de sacrificio» a partir del pozo exploratorio que inauguró la Presidente, Cristina Fernández, en el yacimiento El Trébol. «En nuestra Provincia, tanto el Trébol como Manantiales Behr son fuentes de la escasa oferta de agua para las ciudades de Comodoro Rivadavia, Rada Tilly y Caleta Olivia, que padecemos la falta del líquido vital, ya que solo en el pozo de exploración consumiría 6 millones de m3 de agua, siendo que el consumo de las 3 ciudades citadas alcanza a 36 millones de m3/año, lo que enmarca el tamaño de consumo en una región semi desértica».

Por César Herrera publicado en Rawsonline

Los No convencionales: Un bálsamo para una sociedad global energívora

En un mundo capitalista sediento de energía, dependiente de los más de 80 millones de barriles/día, y pendiente de la tendencia decreciente de las reservas de petróleo y gas convencional, en vías de agotamiento según la teoría del peack oil, la aparición de estudios, investigaciones, tecnología, etc., de recursos de energía no convencional permite sostener la ilusión del crecimiento y consumo ilimitados.

Las reservas estimadas de hidrocarburos no convencionales (Shale oil y gas) de 3,6 trillones de barriles representan el triple de las reservas probables de petróleo y gas convencional de 1,2 trillones de barriles (Mas de 40 años al nivel de consumo actual), se presentan como fuentes que evitarán la caída y cambio del sistema capitalista.

Asimismo ha generado un elevado optimismo por parte de EUA, la potencia dominante en declinación, ya que la mayoría de las reservas se encuentran en Norteamérica y una porción menor en Europa y América Latina, situación que permitiría su abastecimiento seguro y una nueva fase de dominio mundial con recursos que le permitan sanear sus déficits gemelos (Balanza Comercial y déficit fiscal) y reducir sus gastos armamentistas, no dependiendo tanto de la acción directa como las guerras en Afganistan, Irak y Libia, o actualmente en Siria.

También ha despertado esperanzas en América Latina, ya que las enormes reservas venezolanas del «Cinturón del Orinoco» que son contabilizadas como petróleo pesado entrarían en la rama del no convencional, en Paraguay con anuncios que en el subsuelo de la cuenca Chaco Paraenense que lo convertirían en la «nueva Venezuela» y en nuestro país que cuenta, según especialistas de la industria (En las últimas Jornadas de Petróleo y Gas 2012), con una de las mayores reservas del mundo.

Argentina , cuya extracción de petróleo y gas convencional ha ido decreciendo sistemáticamente desde 1998 (Año de la entrega de YPF S.A. a Repsol) y cuya extracción alcanza solo a 3 días del consumo mundial, pasaría a ser una potencia petrolera mundial con las reservas de shale oil y gas y de allí los ingentes esfuerzos por «mostrar» avances en el área.

La gran limitación: La sustentabilidad ambiental

El petróleo no convencional (En capas de baja permeabilidad, pesado y en rocas de esquistos) y el gas no convencional (En arenas compactas, en rocas de esquisto, metano en lecho de carbón e hidratos de gas) se encuentran en grandes volúmenes y son difíciles de explotar. Requiere una gran utilización de agua con químicos y ácidos, contamina la tierra y las aguas subterráneas profundas, de baja profundidad y superficiales y es por ello que se la iguala a la minería a cielo abierto, prohibida por el Parlamento Europeo en todo su territorio por las consecuencias ambientales que produce.

La exploración y explotación de petróleo y gas no convencional mediante el método de fractura hidráulica (Fraking) u otros métodos, permite obtener el petróleo y gas atrapado en rocas poco permeables o de alta viscosidad. Las mayores reservas mundiales están situadas en Alberta (Canadá), sin embargo deben ser trasladadas a través del acuífero de Ogallala y lo mismo sucede con los acuíferos en la cuenca Paraenense y los riesgos ambientales son altísimos.

La explotación está siendo limitada en algunos Estados de EUA y en Francia, por su alto efecto contaminante y que ante las bajas barreras ambientales trasladan las mismas y las externalidades negativas hacia América Latina, tal como sucede con la megaminería a cielo abierto, la producción de soja a gran escala (Con utilización de glifosato y otros venenos) con la consiguiente destrucción del bosque nativo y la producción de papel a través de las pasteras, en una forma de colonización superadora del Consenso de Washington y que nos coloca en nuestra papel de proveedores de bienes naturales .

En nuestra Provincia, tanto el Trébol como Manantiales Behr son fuentes de la escasa oferta de agua para las ciudades de Comodoro Rivadavia, Rada Tilly y Caleta Olivia, que padecemos la falta del líquido vital, ya que solo en el pozo de exploración consumiría 6 millones de m3 de agua, siendo que el consumo de las 3 ciudades citadas alcanza a 36 millones de m3/año, lo que enmarca el tamaño de consumo en una región semi desértica.

Limitantes políticas, sociales, tecnológicas y económicas

Existe una necesidad de adaptación de las Tecnología de punta, de mejoramiento y aplicación de las mismas y los costos altos, el pozo exploratorio tiene destinado U$S 10 millones, son otras limitantes que se plantean en nuestro país, situación , ya que la necesidad de lograr el autoabastecimiento, consiguiendo la tan necesaria soberanía energética y ante la falta de divisas para sostener la explotación convencional, recurrimos a la multinacional Chevron, empresa que está siendo acusada en Ecuador por contaminación y con las cuentas embargadas en Argentina.

La falta de una discusión y de diálogo sobre la matriz energética nacional es lo que nos ha llevado a la pérdida del autoabastecimiento y confiamos en los mismos actores que nos llevaron a ella (De Vido-Cameron) y nuevos advenedizos (Kiciloff) que no saben del negocio, que conducen una renacionalización sin plan para que en esta nueva tarea «épica» nos saquen de la caída libre.

La aceptación o no de la sociedad (Licencia social) tiene un gran peso en la explotación pretendida, es por ello que debemos informarnos por muchas fuentes y participar activamente, para lograr que no se destruya nuestro futuro, a partir del mal uso del agua y del impacto en el ambiente de una Patagonia cada vez más polucionada.

Tal como reza el amplio cartel del Gobierno del Chubut ubicado en Arroyo Seco: Aquí se inició la recuperación de YPF al que próximamente le agregarán: Aquí se inició la perforación no convencional y teniendo en cuenta los magros resultados obtenidos en términos de participación en el Directorio y de inversiones reales de YPF S.A., con este pozo exploratorio se nos condena una vez más a ser zona de sacrificio, con peligrosos perjuicios, solo para ser considerados «integrantes del proyectos nacional y popular».