El alcalde del municipio salmantino de Villavieja, Jorge Rodríguez, y cerca de treinta regidores instan a la Junta de Castilla y León a denegar el cambio de uso excepcional de suelo que supondría la continuación de la que puede ser la mayor mina de uranio a cielo abierto en Europa.

Fuente: EFE

Ver también:

El regidor del municipio salmantino de Villlavieja de Yeltes, Jorge Rodríguez, ha ofrecido una rueda de prensa hoy a última hora de la tarde en uno de los edificios municipales de la localidad, rodeado de alcaldes y concejales que han querido sumarse a la iniciativa para frenar el proyecto de la mina de uranio.

«Ya somos veintisiete los ayuntamientos que somos conscientes de que Berkeley no es la solución para esta comarca», ha explicado Rodríguez, al tiempo que ha afirmado que no se trata de una maniobra política, ya que el grupo de concejales «está formado por representantes de todos los colores políticos».

En conjunto, los ediles presentes han reclamado a la Comisión Territorial de Urbanismo y Medio Ambiente de la Delegación Territorial de Salamanca que considere «seriamente» autorizar el cambio de uso excepcional de suelo que es necesario para que el proyecto siga adelante.

Con ello, otro de los puntos fuertes que se han debatido en la reunión de alcaldes ha sido el relativo al estado de las obras del tramo de una carretera que une Retortillo con el balneario de la localidad, situación a la que hay que sumar la de dos propietarios de tierras que no han cedido aún su terreno a la multinacional australiana, han explicado.

En este sentido, el alcalde de Villavieja ha puntualizado que ese camino es propiedad de la Diputación de Salamanca, un organismo que cedió el tramo a Berkeley para hacer la obra sin coste alguno para la administración, incurriendo de nuevo en falta de transparencia, a juicio del regidor.

En relación a este asunto, Jorge Rodríguez ha aclarado: «si fuese voluntad de la administración hacer obras en la carretera tendría que haber salido a concurso, pero no lo hizo, simplemente dijeron a Berkeley que hiciera las obras y una vez hechas, que vuelvan otra vez a la Diputación».

Por otra parte, el regidor de Boada, Juan Ramón Matías, ha aclarado que son dos los propietarios que no han llegado a un acuerdo con Berkeley sobre la cesión de tierras, alegando además que habrá que esperar a ver si el siguiente paso de la compañía será iniciar una expropiación.

A este respecto Matías ha aclarado: «sabemos que hay un par de propietarios que no han cedido a la presión de Berkeley, eso quiere decir que se han paralizado de momento los trabajos de la carretera, no sabemos cuál será la solución, me imagino que la expropiación porque ellos no van a ceder de ninguna de las maneras».