Un torrente de agua ácida escapa de la antigua corta minera de La Zarza. La Junta abre una investigación sobre la fuga masiva de aguas tóxicas. Ecologistas alertan de las consecuencias del vertido sobre el cauce público, dada su elevada toxicidad.

Fuente: EuropaPress
Agentes de Medio Ambiente y técnicos de la Junta de Andalucía están analizando la posible afección al río Odiel tras producirse una fuga en una corta minera, ubicada en una zona privada de La Zarza, que ya no estaba en funcionamiento y que acumulaba agua de lluvia.

En declaraciones a los periodistas, el delegado de la Junta en Huelva, Francisco Romero, ha explicado que se trata de «una corta minera situada en La Zarza, que tenía una galería que evacuaba agua de lluvia a través de bombeo, pero cuando dejó esta explotación se dejó de hacer».

Por tanto, y tras producirse en la misma «una acumulación por desprendimiento de tierra, en la propia galería se ha producido un tapón en el desagüe, que ha provocado que la propia corta esté llenándose de agua de lluvia que en contacto con la zona minera, que contiene metales como la pirita, ha obtenido influencia de minerales».

«Al parecer ese tapón ha tenido que romperse y el desagüe ha sido más grande por este taponamiento», ha remarcado Romero, quien ha destacado que la Junta ha abierto expedientes por estos hechos ante la posible afección al medio ambiente y en términos de industria.

No obstante, ha asegurado que se trata de «una corta que acumula agua de lluvia y no vertidos, pero puede tener una incorporación de metales pero propios de la naturaleza», indicando además que «el río Odiel contiene minerales de mina desde hace siglos, pero evidentemente la aportación que se hace de esta acumulación es extraordinaria y hay que estudiar la afección que ha podido tener sobre el agua».

Para ello se están analizando distintos puntos del río Odiel, ha concluido el delegado, «para ver la diferencia entre aportes o niveles de minerales obtenidos en días anteriores y los obtenidos hoy o en días sucesivos».

Por su parte, desde Ecologistas en Acción se ha mostrado preocupación ante la filtración y han anunciado que están investigando los efectos de la misma.