Con la decisión del Gobierno de Castilla-La Mancha de aprobar este martes un informe que en la práctica impida abrir ninguna mina de tierras raras o monacita en la región, tanto la Diputación de Ciudad Real como la propia Junta dan por cerrados los proyectos de explotación de este tipo de minería, el más avanzado el de Quantum en el Campo de Montiel.

Fuente: Lanza Digital

El presidente de la Diputación José Manuel Caballero, ha sido hoy rotundo con este tipo de actividad y ha dicho “respaldar absolutamente”, la decisión de impedir en la comunidad cualquier proyecto de tierras raras, lo que significa el entierro definitivo de la mina de monacita que impulsa Quantum Minería entre los términos municipales de Torre de Juan Abad y Torrenueva.

“No queremos empresas que no sean respetuosas con el medio ambiente, y ese proyecto no tiene todas las garantías de serlo”, ha afirmado Caballero en la entrega del premio de la EcoCopa del reciclaje a la alcaldesa de Torre de Juan Abad, María Fresneda, que como otros alcaldes de la zona han soportado en el último año muchas presiones vecinales contrarias a la actividad, sin tener competencias mineras.

“Queremos que en Castilla-La Mancha y la provincia se instalen muchas empresas, todas las posibles tienen aquí una gran acogida, pero las que no sean absolutamente respetuosas con el medio ambiente no las queremos”, remató el presidente de la Diputación, en sintonía con Emiliano García-Page.

Caballero asegura que con la decisión que este martes pasará por el Consejo de Gobierno la Junta de Comunidades en Castilla-La Mancha “cierra claramente la posibilidad de que se pueda instalar esta empresa que por otra parte no generaba consenso social”.

Además el presidente de la Diputación celebra que “a partir de ahora los alcaldes de esa comarca estarán más tranquilos, sin las presiones desagradables que han enturbiado una magnífica gestión”.

También sobre la mina de monacita ha hablado el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez, para explicar que el informe medioambiental que abordará este martes el Consejo de Gobiernoes “previo al procedimiento administrativo” e indica que “es muy difícil que ese proyecto pueda tener viabilidad en Castilla-La Mancha”.

Martínez, a preguntas de los medios en Toledo que recoge Europa Press detalló que el documento de alcance que será tratado este martes “es un documento previo que hace la administración para facilitar a la empresa la tarea de hacer una evaluación de impacto medioambiental”, por lo que ha insistido en que no se está tratando un “procedimiento de autorización”para el proyecto de tierras raras.

El consejero apunta que el informe “pone de manifiesto las dificultades ambientales del proyecto tal y como está redactado y previsto”.

“Ya lo dijo la Confederación Hidrográfica el Guadiana, lo dijo el Consejo de Seguridad Nuclear, lo dice el Ministerio de Agricultura y lo vamos a decir nosotros en ese informe”. En el documento documento de la Junta se señalan como dificultades para el proyecto «la presencia del lince ibérico, de parejas de águila imperial o de Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA)».

«Si la empresa insiste en mantener el proyecto como tal, a la vista de lo que dicen los documentos de alcance, es muy probable que el proyecto no tenga viabilidad desde ningún punto de vista», finalizó.

La plataforma Sí a la Tierra Viva espera “la cancelación definitiva del expediente”

Luis Manuel Ginés, uno de los portavoces de la plataforma antimina Sí a la Tierra Viva no termina de creerse que la decisión que adoptará hoy el Consejo del Gobierno regional suponga el fin de este tipo de actividad en Castilla-La Mancha. “Espero que la alegría sea definitiva. Hay resoluciones de las Cortes, de la Oficina del Defensor del Pueblo y de la Confederación Hidrográfica del Guadiana que creemos que deben llevar al archivo de todos los expedientes abiertos”, ha señalado a Lanza.

Según Ginés, el expediente relativo a la mina de Torrenueva se inició en la Consejería de Economía “y debe haber una cancelación, ese sería el final definitivo, que cualquier otro proyecto en el futuro sea sometido a una evaluación ambiental estratégica, no debe volver a suceder que haya diez proyectos sin consultar con la sociedad”.

Más que una victoria propia como el colectivo que más ha presionado contra este proyecto, desde la plataforma Sí a la Tierra Viva cree que lo que está sucediendo es “un éxito de la razón y del sentido común”.