El 12 de septiembre 2014, el Parlamento Eslovaco aprobó una enmienda a la Ley de Minería. En virtud de la esta, las técnicas de lixiviación con cianuro para el procesamiento de oro en la industria minera han sido definitivamente prohibidas.

Ver también:
Fuente: Salva la Selva

El 10 de septiembre, la Asamblea General del Parlamento eslovaco adoptó la enmienda en su sesión plenaria. La iniciativa partió de la formación política SMER, actualmente en el poder con una cómoda mayoría en el Parlamento. Eslovaquia se une así a otros gobiernos que ya han prohibido el uso de cianuro en la minería, como la República Checa o Hungría.

En mayo de 2010, el Parlamento Europeo adoptó una resolución sobre la prohibición general del uso de cualquier técnica minera basada en el uso de cianuro en toda la Unión Europea. Sin embargo, la Comisión Europea se negó a imponer una prohibición tal en toda la UE porque «una prohibición general del uso de cianuro tendría un efecto negativo en el empleo». Desde entonces, cada vez más comunidades en toda la UE se han enfrentado con propuestas de nuevas minas de oro que harán uso del tóxico cianuro. Desde Grecia, Rumania, España, Francia, Bulgaria a Finlandia, los ciudadanos se están movilizando para garantizar que el uso de cianuro sea definitivamente prohibido.

La enmienda eslovaca se produjo en respuesta a proyectos de extracción de oro previstos en Kremnica y Detva (región de Banská Bystrica). Como explica el profesor Jan G. Laitos, «más del 90% de todo el oro extraído en el mundo se basa en el uso de cianuro. El cianuro es un compuesto químico que se une al oro, para permitir su separación de los otros elementos. Es desde el punto de vista de la industria minera, un proceso eficaz, sencillo y económico. No existen alternativas adecuadas con costes de producción tan bajos como los que hacen uso del cianuro. En otras palabras, la prohibición del uso de cianuro prohíbe de facto la extracción y producción de oro de forma tóxica, nociva y barata».

«Costó mucho esfuerzo pero hemos hecho un progreso sustancial para evitar la extracción de oro tóxico no sólo en Kremnica, sino en toda Eslovaquia», declaró un miembro de la asociación ‘Kremnica nad zlato’ (Kremnica sin oro). «Estamos seguros de que nuestra victoria alentará a otras comunidades en sus propios países para luchar por un futuro limpio y por la prohibición del uso del cianuro. No sólo eso, sino que el ejemplo de Eslovaquia también debe ser un incentivo para que los funcionarios de la UE den carpetazo a la minería tóxica en Europa y pongan en práctica la voluntad de la sociedad de prohibir el uso del cianuro en la minería del oro».