La Corporación local pide, de forma unánime, a la Comunidad de Madrid que la rechace y alerta de posibles riesgos. Pinto, junto con Parla, Torrejón de Velasco y Torrejón de la Calzada, es uno de los municipios donde se asienta una importante mina de sepiolita. Las empresas Minersa y Sepiolsa han solicitado a la Comunidad de Madrid una prórroga por 30 años para su explotación, que afecta en 34 hectáreas al término de Pinto.
Fuente: Ayuntamiento de Pinto
Esta decisión ha provocado las críticas de diversos grupos ecologistas, entre ellos «Ecologistas en Acción-Aulaga» que trabaja por la paralización del proyecto y que demanda a estas empresas que faciliten datos ineludibles sobre aspectos básicos en la definición de los riesgos medioambientales.

Además, existen estudios en los que se recoge que la mina de sepiolita perjudica a la salud de los habitantes de las poblaciones afectadas y genera un importante daño ambiental. Enfermedades causadas por el polvo en suspensión, contaminación, deterioro del entorno, degradación de los caminos rurales de Pinto o perjuicio a especies protegidas son algunos de los males que podría suponer la renovación en la explotación de la mina.

AGENDA 21 Y MOCIÓN
En ese sentido, el gobierno municipal ya presentó alegaciones a la Comunidad de Madrid y a la empresa Minersa-Sepiolsa el pasado mes de diciembre. Estas alegaciones están disponibles para su consulta en la página web de Agenda 21.

Además, ante esta situación, la Corporación municipal (Ganemos Pinto, PP, PSOE y Ciudadanos) respaldó de forma unánime en el Pleno Ordinario de enero una moción presentada por los socialistas pinteños para instar a la Comunidad a rechazar la prórroga solicitada para la explotación minera. El documento propone estudiar posibles vías alternativas para evitar la instalación de la mina -o por lo menos de la parte que afecta a Pinto- y crear un grupo de trabajo con el resto de municipios afectados para intercambiar información y aunar esfuerzos entre las distintas administraciones locales.