Semanal italiano publicó el lunes un “borrador” y “no el texto final” de “Alabado seas” atentando contra la claridad del mensaje ecológico del Pontífice. La difusiión de la encíclica «Laudato Si» (Alabado seas) está prevista para el jueves 18 de junio. Sectores conservadores de poder, vinculados con las industrias del petróleo y el carbón, temen que la «encíclica verde» pueda influir en su detrimento en el debate en curso y en medio de los crecientes cuestionamientos sociales al extractivismo.

Fuentes: Aleteia y Noalamina

“El próximo jueves se publicará una Carta Encíclica sobre el cuidado de la creación”, dijo el Papa Francisco este domingo 14 de junio durante el rezo del Angelus, anticipando la introducción del documento Alabado seas (Laudato Si), que contiene “una renovada atención” a la “degradación ambiental”, y “la recuperación de los territorios”.

Sin embargo, el documento, “bajo embargo” (es decir, que no se puede divulgar hasta la fecha oficial fijada en este caso para el próximo jueves 18), ha sido publicado por el semanal italiano L’Espresso, este lunes 15 de junio como “un borrador” y “no el texto final”, declaró padre Federico Lombardi, portavoz vaticano.

El primer gran manifiesto ecológico de la historia de la Iglesia, Francisco lo dirige “a todos”, periodistas incluidos, para “crecer en la responsabilidad hacia la casa común que Dios nos ha confiado”.

El cardenal hondureño Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, había alertado el mes pasado de que existen lobbies conservadores fuera de la Iglesia que no estiman que el Papa haga una encíclica sobre el medio ambiente y denunció que es un «escándalo» porque «es el primer documento criticado» sin haber sido publicado.

Esos sectores conservadores de poder, vinculados con las industrias del petróleo y el carbón, temen que la «encíclica verde» pueda influir en su detrimento en el debate en curso y en medio de los crecientes cuestionamientos sociales al extractivismo.

El Vaticano se ha irritado por la “iniciativa poco correcta” de la publicación «no oficial», además porque tilda el hecho como una “fuente de fuerte incomodidad para muchos colegas periodistas y un grave problema para el buen servicio”, indicó el padre Lombardi en una carta dirigida al periodista italiano Sandro Magister, quien ha quedado expulsado “indefinidamente” de la Oficina de Información de la Santa Sede, después de la supuesta «exclusiva».

Asimismo, otros medios de comunicación aprovecharon de la oportunidad para publicar amplios extractos o partes del boceto del «documento» no oficial. Incluso medios tradicionales y de reconocido nivel.

El cardenal hondureño Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, alertó el mes pasado de que existen lobbies conservadores fuera de la Iglesia que no estiman que el Papa haga una encíclica sobre el medio ambiente y denunció que es un «escándalo» porque «es el primer documento criticado» sin haber sido publicado.

Lo cierto es que estas «noticias no oficiales» sobre el documento «reman contra» el mensaje del Papa. En las redes y en los medios de comunicación corren noticias que no hacen bien a la difusión de un instrumento que se perfila como la primera encíclica ecológica de la Iglesia del nuevo milenio.

La esperada encíclica papal sobre el cambio climático y la depredación de los bienes comunes del planeta ya tiene un trailer (no oficial).

{youtube}nN1gI8g7KcY{/youtube}