Los chinos planean atraer asteroides a la Tierra para explotar sus recursos minerales, pero ¿y si les sale mal?. Han descubierto uno que pasará a menos de un millón de kms de distancia en el año 2049. Un pequeño empujón. Eso es lo que científicos de la Universidad Tsinghua de Beijing dicen que bastaría para lograr cambiar la trayectoria de un asteroide y convertirlo en satélite de la Tierra para explotar sus recursos minerales.

Hasta ahora, la discusión sobre los asteroides cercanos a la Tierra se centraba en si representan una amenaza para el planeta y qué hacer si existiera riesgo de impacto.

Pero los expertos en astrofísica Hexi Baoyin, Yang Chen y Junfeng Li han publicado un trabajo de 22 páginas titulado Capturing Near Earth Objects en el que, sorprendentemente para los profanos en la materia, aseguran que es relativamente sencillo ‘empujar’ un pequeño asteroide en nuestra dirección. Incluso han dado con un número de candidatos cercanos que consideran que podrían ser de interés atraer a la órbita terrestre.

Su inspiración es un fenómeno que los astrónomos han observado con Júpiter. De vez en cuando, el gigante gaseoso capta un objeto cercano, que orbita durante unos años antes de adentrarse de nuevo en el espacio.

Ponen como ejemplo a Oterma, cometa que entró en órbita alrededor de Júpiter en 1936 antes de dirigirse hacia el Sistema Solar dos años más tarde.

¿Podría ocurrir algo similar a la Tierra?, se preguntan Baoyin y su equipo. Tras estudiar 6.000 NEO (Near Earth Objects, objectos cercanos a la Tierra) su respuesta es «no». Ninguno de ellos se acercan lo suficiente a la Tierra para que la captura ocurra de forma natural.

Sin embargo, algunos de estos objetos pasan realmente cerca. Tan cerca, de hecho, que un pequeño empujón podría enviarlos a la órbita de la Tierra.
«Cuando se acerca a la Tierra como un NEO es posible cambiar su órbita para convertirlo en un pequeño satélite de la Tierra»

Un buen candidato, tal como explican en Technology Review –A Plan To Place An Asteroid In Earth Orbit–, es una roca de diez metros de diámetro (objeto 2008EA9) que pasará a menos de un millón de kms de distancia en el año 2049.

Este pequeño asteroide tiene una velocidad orbital muy parecida a la de nuestro planeta y Baoyin ha calculado que bastaría corregir su velocidad sólo en 410 metros por segundo, lo que en términos astrofísicos es realmente muy poco. Si se realiza la maniobra con éxito, el asteroide se colocaría en órbita al doble de la distancia de la Luna.

Una órbita que, igual que en el caso del cometa de Júpiter, sería temporal y duraría unos pocos años. En todo caso, el tiempo suficiente para estudiarlo con toda comodidad e incluso para realizar prospecciones mineras sobre su superficie.

La pregunta obligada es ¿y qué pasa si se pasan con el empujoncito y el asteroide acaba estrellándose contra la Tierra?

http://www.periodistadigital.com/ciencia/universo/2011/08/30/los-chinos-planean-atraer-asteroides-a-la-tierra-para-explotar-sus-recursos-minerales-pero-y-se-les-sale-mal-.shtml