Venezuela evalúa la posibilidad de que empresas extranjeras participen en el enorme yacimiento aurífero Las Cristinas, pocas semanas después de haber cancelado el contrato con la minera canadiense Crystallex, dijo el martes un funcionario del Gobierno.

Fuente: diario El Universal

22/02/2011. «Es una discusión que vamos a dar (la posible participación de otra empresa).Es una mina que debe producir, generar recursos financieros con el objetivo de ir diversificando la producción en Venezuela», dijo José Khan.

Crystallex informó a inicios de febrero que Venezuela decidió terminar unilateralmente su contrato para desarrollar Las Cristinas. Inmediatamente después, la firma ruso-canadiense Rusoro dijo que estaba interesada en explotar el enorme yacimiento de oro.

«Es una discusión que vamos a dar (la posible participación de otra empresa). Es una mina que debe producir, generar recursos financieros con el objetivo de ir diversificando la producción en Venezuela», dijo a Reuters José Khan, ministro de Industrias Básicas y Minería, antes de rendir cuentas de su gestión ante la Asamblea Nacional.

«Todavía no se ha definido absolutamente nada», agregó.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien ha nacionalizado vastos sectores de la economía en sus 12 años en el poder, está redoblando sus esfuerzos por explotar oro en un intento por depender menos de los vaivenes del precio del petróleo, su principal producto de exportación.

Sin embargo, las iniciativas se han topado con innumerables trabas jurídicas que han detenido la extracción industrializada del preciado mineral en diversos yacimientos auríferos.

Crystallex presentó una solicitud de arbitraje contra Venezuela ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), dependiente del Banco Mundial, en busca de una compensación de más de 3.800 millones de dólares por Las Cristinas.

En el 2009, el Gobierno tomó el proyecto de oro Brisas del Cuyuní, de Gold Reserve, adyacente a Las Cristinas, por el que la firma ha exigido al menos 1.928 millones de dólares en compensación.

Chávez ha asegurado por meses que sólo industrializará la explotación de oro en asociaciones con empresas transnacionales que acepten ser sus socias minoritarias y dijo que estas regulaciones serán recogidas en una nueva ley de minas.