El nuevo código de minería dice que el hierro pagará un porcentaje de explotación fijo de 5%, del cual 3% irá destinado al Estado y 2% será para el propietario del predio. La iniciativa está aún a estudio de la Cámara de Diputados y se espera que tenga sanción definitiva durante este mes. Aratirí advierte que el canon ya es superior al de otros países.

Fuente: diario El Observador

05/08/2011. Cuando sea ley, en ese texto estarán fijadas las reglas que van a regir a Aratirí. La minera se queja y presiona buscando condicionar el futuro código de minería. Fuentes de la empresa dijeron que el canon sobre el hierro exportado que pagará Aratirí en caso de comenzar a explotar el mineral en Uruguay, será muy superior y hasta en algunos casos más del doble que lo que el grupo inversor aporta en otras zonas del mundo en los que está instalado.

El nuevo código de minería dice que el hierro pagará un porcentaje de explotación fijo de 5%, del cual 3% irá destinado al Estado y 2% será para el propietario del predio. La iniciativa está aún a estudio de la Cámara de Diputados y se espera que tenga sanción definitiva durante este mes. Cuando sea ley, en ese texto estarán fijadas las reglas que van a regir a Aratirí.

A pesar de las divisiones que la megainversión generó dentro del sistema político, una idea que había comenzado a unificar las posturas de dirigentes de todos los partidos era negociar con la empresa con el objetivo de que el Estado saque una tajada mayor del negocio.

Ante ese panorama, y luego de anunciar públicamente que el proyecto dejaba de ser prioridad para el grupo inversor, desde la firma informaron que el canon que demanda Uruguay es de los más altos que se exigen en los países donde hay explotación de hierro.

Ejecutivos de Aratirí dijeron, por ejemplo, que en Brasil el canon total que cobra el Estado es de 3% y que a su vez en ese país, a la hora de calcular el valor de exportación, hay exoneraciones que no están previstas en Uruguay. En los proyectos que el grupo Zamin Ferrous tiene en marcha en Asia, el canon todavía es «más bajo».

Los representantes de Aratirí siguieron muy de cerca el intenso debate político en torno a la conveniencia de explotar la minería a cielo abierto que propone la firma de origen indio. La salida que ya comenzaba a generar el acuerdo de varios partidos se basaba en lograr que ante la gran riqueza y calidad del hierro que hay en el subsuelo de Uruguay, se encuentre una fórmula que deje más dinero por año para el Estado.

Las iniciativas en ese sentido llegaron de parte de dirigentes de la oposición y tuvieron el respaldo del presidente José Mujica. «Hay que hacer un acuerdo grande para resolver lo de Aratirí porque a mí me quedan tres años y esa gente se va a quedar como 30 años.

Y, sí, podemos arreglar un fifty-fity (50 y 50). Hay que ver qué dice el resto de la oposición», le dijo el mandatario al diputado blanco José Carlos Cardoso (Unidad Nacional) en una reunión realizada el martes 26 de julio en la Torre Ejecutiva para analizar este tema.

Esa posición de intentar «cobrar más y más» sin tener en cuenta los márgenes de rentabilidad fue cuestionada desde la propia izquierda.

Una de las voces que surgió en ese sentido fue la del ex ministro de Industria, Daniel Martínez, quien dijo que lanzar «así como así» que hay que cobrar un canon mayor puede poner en riesgo la rentabilidad de la empresa y, por tanto, hacer que el negocio deje de ser atractivo.

Mientras Martínez fue titular de Industria, comenzó el proceso para actualizar el código que rige la minería. El senador socialista recordó que hubo un trabajo de dos años para recopilar información acerca de la legislación que tienen otros países que explotan los recursos minerales, como Chile, Ecuador, Canadá y Australia. El ex jerarca dijo que se tuvo en cuenta un régimen que lograra aumentar los recursos que recibe el país, pero considerando que debe ser atractivo para el privado. Por esa razón, Martínez señaló que subir ese canon sin realizar un estudio serio de su impacto puede hacer que fracase el proyecto de explotar el hierro en Uruguay y cuestionó algunas propuestas públicas que hubo al respecto, incluidas las de Mujica.

«El sector político uruguayo trabaja con muy poca profesionalidad», dijo, y recordó ideas como nacionalizar el hierro (que a su juicio ya lo está), ir hacia un 50 y 50 y realizar un referéndum consultivo para decidir la instalación.